Archivo 2005

Valdemar Gutiérrez Fragoso: “me dicen Asesino”

Nacionales

Valdemar Gutiérrez Fragoso: “me dicen Asesino” 
Acusa a Valentín Cardona e Ismael Bautista de “difamación”

Presiona a la PGJDF para que “ejercite acción penal”, aduce deshonra y desprestigio.

Nuevo ataque contra Imagen Médica

 

 Juan Monrreal López 
27 de julio de 2005

 

México, D.F.- — Ahorita, grupos al interior del sindicato (del SNTSS) están más preocupados por la sucesión que por los graves problemas que atraviesan, uno de esos ‘fuertes’ candidatos es Valdemar Gutiérrez Fragoso, ¿qué opinión le merece esto?
— Con este individuo hay una situación gravísima. Precisamente tuvimos una reunión mucho muy importante, en la cual los compañeros me pidieron que comenzáramos a hacer una denuncia directamente sobre Valdemar. ¡Él es el que está orquestando la represión!, es un delincuente que se ha escudado dentro de la política del CEN, nunca ha sido representante sindical y es un tipo que no entiende absolutamente nada, más que la política del garrote.

Lo peor es que sí, ciertamente es uno de los candidatos a sucesor más importante -el principal diría yo-, porque está en la trilogía de la corrupción y el crimen junto con Fernando Rocha y Roberto Vega.
Yo creo que aquí ya se empieza a cerrar un círculo muy grave, porque nos ha llegado información de que Valdemar está involucrado en un crimen al que Fernando Rocha le habría ordenado tapar. Se nos ha informado que el señor se involucró haciendo una justificación medio rara con su cédula profesional.
— ¿Qué tipo de crimen?
— Al parecer fue un homicidio. Nosotros sí queremos poner en el centro de la discusión esto porque ¡ya basta!, no podemos seguir solapando dirigencias sindicales que estén vinculados con el vicio, con el robo y por si fuera poco ya hasta en cuestiones delictivas tan fuertes como son los crímenes.
Yo creo que somos un sindicato que no merecemos realmente el tipo de gente que actualmente nos está gobernando. En el momento en que la documentación esté en nuestro poder y organizada lo vamos a dar a conocer porque no nos vamos a dejar. Si resulta cierto que Valdemar está involucrado en el encubrimiento de un homicidio lo vamos a dar a conocer porque ya no podemos permitir que delincuentes nos sigan gobernando.
— Digamos que entonces Valdemar sólo está bajo sospecha…
— Está bajo sospecha, pero inclusive, vamos a ser copartícipes de esta investigación porque queremos que estos ‘líderes’ ya dejen el sindicato.
Los párrafos anteriores forman parte de una amplia entrevista que Valentín Cardona, director de Imagen Médica, realizó a Ismael Bautista Orsuna a finales de noviembre de 2004 y que se publicó en Imagen Médica el 11 de diciembre de ese año.
La publicación fue motivo suficiente para que Valdemar Gutiérrez Fragoso, quien se dice secretario del Interior del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social, se pusiera el saco y presentara, ante el procurador general de Justicia del Distrito Federal, una denuncia penal contra el autor, y contra Ismael Bautista Orsuna, uno de los líderes más visibles en el XXI Congreso Nacional del sindicato en 1989, cuando la caída del entonces secretario general, Antonio Punzo Gaona.
Según Gutiérrez Fragoso, la publicación en Imagen Médica de la entrevista cabeceada “Anuncia Ismael Bautista creación de nuevo sindicato en el IMSS”, con el balazo “Fernando Rocha, Roberto Vega, Valdemar Gutiérrez; trilogía del crimen”, contiene hechos que podrían “configurar la comisión de uno o varios delitos perpetrados en mi agravio, de mi patrimonio y de mi honor”.
Lo único cierto es que, en los hechos, Gutiérrez Fragoso devela su enojo contra el reportero y contra Imagen Médica por no haber ejercido la autocensura, y por haber dado voz a una de las muchas expresiones de inconformidad que existen al interior del SNTSS.
En efecto, Gutiérrez Fragoso se queja en parte de su denuncia: “Es de señalar que el nombre del reportero que publicó la difamación antes señalada y que me causó perjuicio en mi persona es C. Valentín A. Cardona Sosa quien puede ser localizado en Norte 8, 103-A, colonia Adolfo Ruiz Cortínez, Ecatepec, CP 55050, Estado de México, teléfono 01 54 42 60 83, persona quien solicito sea citado para que exprese ante la representación social el por qué de la difamación que realizó ”.
Haciendo alarde de poder -como siempre sucede con estos caciques sindicales- Gutiérrez Fragoso se ostenta ante el procurador como “miembro del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del SNTSS, teniendo a mi cargo la secretaría del Interior de dicho sindicato desde el 16 de octubre del 2002”.
Y por su propio derecho, según dice la denuncia, señala como “domicilio para oír y recibir notificaciones el ubicado en Zamora 107”, es decir, el domicilio donde el sindicato tiene su sede central.
Para “defenderse de los agravios” periodísticos, Valdemar Gutiérrez Fragoso contrató los servicios de Alfredo Mejía Tello y/o Marco Pedro Aguilera Acosta, abogados prestos a “enderezar” la denuncia que tiene como fin verdadero el de intimidar, el de atemorizar, el de tratar de coartar la libertad de expresión.

 

LA BLANCA PALOMA

 

Narra Gutiérrez Fragoso al procurador: “Es el caso que el día 13 de diciembre de este año 2004 mis compañeros del sindicato y amigos, de nombres Eduardo Barrera Romero, Jorge Cantellano Piña, y Alejandro Palma Millán, me manifestaron que al estar leyendo la revista “Imagen Médica”, en unos artículos se mencionaba mi nombre involucrándome en la comisión de los delitos de homicidio, robo, y corrupción.
“En tal artículo se manifestaba que el doctor Fernando Rocha Larrainzár me había ordenado tapar un crimen haciendo una justificación medio rara con mi cédula profesional.
“Tales hechos son totalmente falsos, es de hacer notar que en dicho artículo no se menciona el nombre de la supuesta víctima del homicidio ni la fecha ni el lugar en que sucedió el supuesto homicidio, asimismo no se menciona a quién o quienes el suscrito ha robado, tampoco se mencionan los actos de corrupción en los que supuestamente he incurrido”.
Sigue: “Cabe hacer mención que a partir de la publicación de la revista ya citada la difamación ya narrada, cuando ingreso al edificio donde se encuentra el domicilio del sindicato ubicado en Zamora 107, Condesa, Delegación Cuauhtémoc, personas escudándose en el anonimato me gritan asesino o ratero, es porque (sic) he mencionado que tal difamación me ha traído la deshonra y desprestigio”.
Y sigue: “Como lo manifesté, de los hechos que hago mención en el presente escrito se desprenden uno o varios delitos tal y como a continuación detallo. El artículo que se publica en la revista ya multicitada está basado en una entrevista que dicha revista le realizó al C. Ismael Isidro Bautista Orsuna, esta persona en tal entrevista manifiesta una serie de calumnias a mi persona afirmando que el suscrito es un criminal, que estoy involucrado en un homicidio ya que realice una justificación de un homicidio por medio de mi cédula profesional , lo cual hice por órdenes del doctor Fernando Rocha.
“También el C. Ismael Bautista en tal entrevista manifiesta que robo .
“Es de señalar que el entrevistado no proporciona el nombre de la víctima del homicidio ni la fecha ni el lugar donde se cometieron tales hechos ni menciona que robé ni a quienes robé.
“Como ya lo he mencionado, el suscrito niega haber cometido delito alguno, siendo falsas tales imputaciones.
“Es por lo que solicito sea citado Ismael Isidro Bautista Orsuna, persona quien me imputó falsamente la comisión de un hecho delictuoso a sabiendas de que este hecho no existió.
“Esta persona puede ser localizado en Ahuejote 105 colonia Pedregal de Santo Domingo, CP 04369, Delegación Coyoacán DF”.
Y culmina pidiendo al procurador: “Tenerme por presentado en términos del presente escrito solicitando se ejercite acción penal consagrada en el artículo 21 constitucional en contra de los C. Valentín A. Cardona Sosa e Ismael Isidro Bautista Orsuna por el delito de difamación y calumnias”.

 

YO NO FUI

 

La agente del Ministerio Público, María Guadalupe Méndez Sandoval inició, con la denuncia de Gutiérrez Fragoso, la Averiguación Previa CUH-7T1/2765/04-12 con el supuesto objetivo de “conocer la verdad de los hechos”, y conocidos estos, solicitar o no el ejercicio de la acción penal contra los presuntos responsables.
De acuerdo con investigaciones realizadas por este reportero, Valdemar y sus abogados ejercieron fuerte presión sobre la Ministerio Público (MP) para que, con la simple negación de lo que se denunció públicamente, se consignara tanto a Valentín Cardona como a Ismael Bautista . En el intento de coacción, el membrete de los 500 mil agremiados al SNTSS salió a relucir, en pocas palabras, la “fuerza” sindical empleada para fines personales.
Resulta, que a finales de mayo pasado la averiguación previa fue “consignada” ante el juez competente y se desconoce si en la búsqueda de la verdad para la debida integración de la citada averiguación, la MP Méndez Sandoval, pidió a las autoridades correspondientes el acta o las actas de defunción firmadas por Gutiérrez Fragoso en el ejercicio de su profesión, y si llamó o no a comparecer a los familiares de los difuntos para conocer las causas de su muerte o si le bastó con la simple negación del denunciante.
Tampoco se sabe si la MP citó o no a comparecer a Fernando Rocha, exsecretario general del SNTSS y personaje clave para desenredar el intrincado asunto; y para que tan solo diga si mandó a Gutiérrez Fragoso o a otros personajes a prestar auxilio en una “lamentable” situación.
También se desconoce si la MP certificó la personalidad con que se ostentó Gutiérrez Fragoso en su escrito inicial de demanda, pues es del dominio público que como secretario del Interior del SNTSS fue depuesto de su cargo en septiembre de 2004 -entre otros-, por el presidente de la Comisión Nacional de Honor y Justicia del gremio.
Lo cierto es que Gutiérrez Fragoso presentó su hosca denuncia con el único fin de intimidar y evitar que en Imagen Médica se siga la pista de su negro historial. Sin embargo, un personaje público, que se ostenta como representante de 380 mil trabajadores activos y 120 mil jubilados y pensionados debe ser visto a lupa -al igual que todos los miembros del CEN del SNTSS-pues cualquiera de sus decisiones puede dañar a cerca de 500 mil personas.
Como cierto es también que la presunta víctima, a la que se refiere el texto, y de quien se habría encubierto su homicidio, era la nuera de un destacado exsecretario general del sindicato. Por supuesto que se desconoce si suegro y esposo de la difunta fueron citados a comparecer por la MP.
De acuerdo con abogados consultados por la revista Demócrata Norte de México, si después de investigar e interrogar a todos los señalados surgiera la más mínima duda, y antes de consignar la averiguación, la MP estaría obligada a pedir la exhumación del cadáver para la realización de minuciosos estudios periciales que esclarecieran las causas de la muerte.
Este sería someramente el camino legal para integrar correctamente el expediente CUH-7T1/2765/04-12.
Demócrata Norte de México dará puntual seguimiento a los pasos que siga la averiguación de la persecución, y todos los hechos y acontecimientos serán hechos del conocimiento de la opinión pública.
Gutiérrez Fragoso debe saber que las denuncias y las amenazas que realiza “coherente”, y perdido bajo los influjos del alcohol, no intimidan a la plantilla de reporteros de Imagen Médica, a pesar de que amenace con que “puede contratar a alguien para matar” a los dos que ya denunció.
Valdemar Gutiérrez Fragoso también debe saber que es más fuerte la presunción del encubrimiento, que su cobarde denuncia, amén de que será investigado a profundidad, para en su caso, aportar ante la autoridad competente las pruebas pertinentes en su contra.
Por lo pronto, ya adquirió localidad en las páginas de Demócrata Norte de México. Y por supuesto, desde aquí lo hacemos responsable de lo que pudiera sucederles, en lo personal y patrimonial, a Valentín Cardona, Ismael Bautista, y sus familias.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button