Durango

José Rosas Aispuro, manejos turbios y opacidad en 500 millones de pesos, usados contra COVID-19

El gobernador duranguense, asegura que el dinero gastado frente a la pandemia se reasignó de Obras Públicas

*Aispuro, usa organismos cascarón para avalar la turbiedad y manejo opaco de recursos, entre éstos, IDAIP, Fiscalía Anticorrupción y El Consejo Estatal Ciudadano

Juan Monrreal López

Julio 8 de 2020

http://www.democratanortedemexico.blogspot.com

Gómez Palacio, Durango. – El pasado fin de semana, en el marco de la gira por La Laguna de Durango, el gobernador panista, José Rosas Aispuro Torres, reveló que el gobierno del estado ha consumido al menos 500 millones de pesos en el combate al COVID-19, cantidad que no se ve reflejada en la disminución de la pandemia de SARS-COV2, como tampoco en la mengua de fallecimientos que mantienen a la entidad, con uno de los cocientes más elevados del país entre enfermos-defunciones, situación que se encuentra agudizada con la detección del manejo turbio de los recursos materiales, así como los evidentes malos manejos del dinero que ha sido reasignado de otras partidas presupuestales, principalmente de la Secretaría de Obras Públicas, según declaró el funcionario.

Con una población de 1 millón 633 mil habitantes distribuidos en 39 municipios, nadie conoce públicamente en Durango, el destino de los 500 millones de pesos, – que dice Aispuro Torres, se han canalizado contra el virus del contagio-, que fueron redirigidos; en cambio, se sabe que cientos de millones de pesos han sido entregados prácticamente a fondo perdido e ilegalmente a personajes del PAN-Durango,- parte del grupo de Rosas Aispuro y protegidos de su esposa Elvira Barrantes Velarde de Aispuro-, priistas del grupo del diputado federal plurinominal, líder nacional de la CNC y ex gobernador de Durango, Ismael Alfredo Hernández Deras; empresarios ligados al poder gubernamental, como los parientes del alcalde de Durango, Jorge Salum del Palacio; al ex secretario de Desarrollo Económico, Ramón Dávila Flores,- separado sin imputaciones legales del cargo, con todo y que está documentada la desviación y asignación ilegal de cientos de millones de pesos en  créditos, aprovechando la pandemia-; en tanto, los ciudadanos no han recibido más que en teoría; apoyos alimentarios, pruebas de detección del SARS-COV2, entre otros actos demagógicos anunciados,- pero no llevados a la práctica- en un verdadero carnaval del saqueo que se vive en Durango y sus 39 municipios, por las nuevas bandas de funcionarios de todos los partidos, que, sin dudas, José Rosas Aispuro, viene protegiendo desde que inició el llamado “gobierno del cambio”; un régimen que se sostiene por el contubernio con los presidentes municipales y funcionarios del gobierno del estado en una era de corrupción generalizada, peor que cuando el PRI no traía máscara, como hoy.

Así que, el fin de semana pasado, el gobernador panista, se dedicó frente,- a los medios amigos-, a extrapolar cifras con los supuestos 500 millones de pesos utilizados contra la pandemia, para que sonara melodramático, en lugar de ofrecer transparencia en el ejercicio del dinero y recursos públicos; datos que solo conocen él, sus cercanos y que el Instituto Duranguense de Acceso a la Información Pública y de Protección de Datos Personales (IDAIP), es incapaz de obligar al mandatario estatal e instituciones municipales a entregar la información solicitada al respecto.

El IDAIP, vive una etapa donde la opacidad es la dominante, una era de oscuridad donde prevalecen los interese particulares de los funcionarios del instituto que a todas luces están al servicio del gobernador y alcaldes.

El IDAIP, ha pasado a ser uno más de los organismos fachada que se usan para esconder información pública con barniz de transparencia y que tiene como Consejero Presidente a Alma Cristina López de la Torre.

Igual pasa con la Fiscalía Anticorrupción cuya cabeza es, Héctor García Rodríguez, quien no ha resuelto un solo caso.

También, en este esquema se encuentra, El Consejo Estatal Ciudadano, que preside, Jorge Clemente Mojica Vargas, director del Periódico Victoria de Durango, – propiedad de la familia de Juana Leticia Herrera Ale-, un perseguidor de periodistas.

Así que, con estas instituciones solapadoras, -entre otras muchas-, no ha sido difícil para José Rosas Aispuro, esconder la información del destino de los 500 millones, supuestamente ejercidos contra el COVID-19.

De hecho, para cerrarse a cualquier cuestionamiento, el encuentro con los medios en La Laguna, lo inició con un tajante, “no hay cantidad que alcance”, para enfrentar la pandemia.

Y a partir de allí, cantinfleó para exponer la justificación del uso del dinero en dos rubros; la lucha que mantiene contra el gobierno federal, aliado con los gobernadores “del centro del país”, ( Mientras Rosas Aispuro anda de ‘gobernador rebelde´, Durango, adquiere un promedio superior de letalidad por COVID-19 que el cociente nacional https://democratanortedemexico.com/2020/05/25/mientras-rosas-aispuro-anda-de-gobernador-rebelde-durango-adquiere-un-promedio-superior-de-letalidad-por-covid-19-que-el-cociente-nacional/ ) en lo que él llamó el nuevo federalismo y la extrapolación de las cifras.

Centrado en el “nuevo federalismo”, y confundiendo la función de los gobernadores, Aispuro Torres, externó que, “un nuevo federalismo mediante el cual se pueda analizar como facultades, responsabilidades (Sic) que debe tener cada orden de gobierno”, y apeló a sentencias del lugar común, “no podemos vivir en el siglo 21 con las herramientas generadas en el siglo 20”.

Y enrevesado con todo lo anterior, sin ton, ni son, se dedicó a extrapolar cifras económicas, – además incorrectas-, para tapar la turbiedad con la que se vienen manejando el recursos y dinero público contra la pandemia.

Así qué, convertido en un saltimbanqui verbal, el gobernador del estado de Durango, José Rosas Aispuro Torres, mostró verdadero desconocimiento de lo que estaba hablando; por ejemplo, dijo que; la cantidad de 500 millones, significa el total de los intereses de la deuda que ascienden a   513 millones 896 mil 642 pesos; cuando de acuerdo al Presupuesto de Egresos 2020 se están pagando 902 millones 570 mil 943 pesos, y así pasó con todas las cifras vertidas a los teléfonos y grabadoras de los reporteros.

Lo cierto es que, en un análisis somero acerca de las partidas establecidas en el presupuesto de Egresos del estado de Durango, 2020, existen conceptos realmente inentendibles en el marco de un presupuesto público, sin embargo, sí se entienden los atrasos de Durango, cuando se detectan que los rubros más castigados son los de educación, ciencia, investigación, becas, y capacitación, mientras el rubro de Servicios Personales (pago a burócratas) se incrementó casi 500 millones del año 2019 al año 2020.

También, el Presupuesto de Egresos, revela que el gasto corriente consume el 68 por ciento del presupuesto estatal, es decir, 22 mil 732 millones 890 mil 355 pesos, y, así difícilmente se avanza como sociedad.

Por el bien de Durango, José Rosas Aispuro, debería transparentar el uso de los recursos públicos, – no sólo por la pandemia-, porque la ley así lo exige, además de dejar de usar a los organismos cascarón que usa como fachada de transparencia para encubrir a “un gobierno del cambio”, cada vez más hundido en turbiedades y manejos ilegales de los bienes públicos.

Así, como dice el poeta del gobierno del cambio; efectivamente, “no hay cantidad que alcance”; en tanto, los funcionarios de su gobierno, se enriquecen ilegalmente como en carnaval.

En realidad, en Durango, se estaba mejor, cuando se estaba peor, cuando los priistas no usaban máscara, ni al PAN como fachada.

jmonrreall@yahoo.com

Twitter: @jmonrreall

Comparte!

0Shares
0 0 0
Mostrar más
Back to top button
Close