CoahuilaColumnas‏

La pandemia y el T-MEC

Horizonte ciudadano

Rosa Esther Beltrán Enríquez

Julio 2 de 2020

Como si al mundo le faltaran problemas, la crisis del Covid-19 vino a aumentar los días de agobio y de impaciencia, las sociedades, cual más cual menos, en todos los países se encuentran super estresadas y sacudidas por la epidemia, pero se padecen también los estragos del desempleo, del empobrecimiento global, es imprevisible hasta dónde y cuál ruta pueden seguir los conflictos.

Mañana se conmemora la fiesta de la Independencia de los Estado Unidos y el pleito de Donald Trump en contra del uso del cubrebocas a llegado hasta afirmar que él no lo usa y no lo usará porque es afeminado, la oposición en contra y a favor de las mascarillas se ha convertido en un conflicto político.

Uno de los médicos de más prestigio en la Casa Blanca advirtió que el número de contagios podría aumentar de manera exponencial a100 mil fallecidos diarios, cifra que ahora está en los 47 mil, sostiene el galeno que para allá van si continua la falta de medidas de seguridad, realmente el escenario es espeluznante en el país más poderoso del mundo, pero también el más vulnerable ante el invisible bicho.

Después de las manifestaciones multitudinarias en contra del racismo policial, la crisis del coronavirus se recrudece en los Estados Unidos, los agremiados del partido Republicano están tomando distancia de su presidente porque consideran demencial su resistencia al simple uso de la mascarilla y otras medidas preventivas.

Trump, afirma que se ha probado el cubrebocas y le gustó como se ve porque lo hace parecer al Llanero Solitario, comentario que de nuevo exhibió su acendrado machismo; algunas encuestas muestran que más del 76 por ciento de los participantes afirman que no votarán por Trump en las elecciones de noviembre, las tendencias muestran a Joe Biden como favorito, aunque las preferencias pueden cambiar de un día a otro, los públicos encuestados suelen mostrarse veleidosos.

Por cierto, esta semana entró en vigor el T-MEC y entre los principales segmentos de la clase empresarial mexicana  se vieron expresiones de optimismo, se estima que traerá bonanza para el país y que será un instrumento de protección en contra de las medidas unilaterales que pudiera tomar el gigante del norte; aunque algunos consultores muestran escepticismo por considerar que hay riesgos en materia laboral y ambiental, que Estados Unidos presionarán para mantener la contención salarial y para mantener las precarias condiciones de trabajo, habrá que mantener la lupa en la industria maquiladora que tanta influencia tiene aquí.

Para el sector automotriz, que en el país tiene un peso importante y en  especial en las zonas económica y laboral  de Coahuila, los consultores no ven el futuro con optimismo y prevén que podrían subir los precios de los automóviles y reducir las ventas así como la fuerza laboral por lo que podrían presentarse jubilaciones anticipadas y la  disminución de la fuerza laboral temporal y aunque los trabajadores del área, desde 1994 han sufrido la contención salarial, ahora se esperaría que fueran, en alguna medida, los ganadores del nuevo acuerdo.

También hay cierta expectativa de que el sindicalismo corporativo, corrupto y sin transparencia, extensión del corporativismo partidista y aliado incondicional del PRIAN se debilite.

El sector informal del país, que es tan numeroso y la agricultura podrían sufrir algunas consecuencias de la nueva situación productiva que entró en vigor, los informales podrían perder numerosos puestos de trabajo, pero el sector agroexportador tiene más protección en sus inversiones.

Es de esperarse que el T-MEC fortalezca las normas comerciales y las inversiones que necesitan confianza en los gobiernos para confrontar los desafíos de la pospandemia cuyo horizonte es largo e impredecible.

Comparte!

0Shares
0 0 0
Mostrar más
Back to top button
Close