CoahuilaColumnas‏

El pasado, el presente y el futuro de la 4T

Horizonte ciudadano

Rosa Esther Beltrán Enríquez

Junio 30 de 2020

Hoy es un día, memorable, es el segundo aniversario en el que más de 30 millones de mexicanos decidimos dar nuestro voto a favor de la democracia, votar para terminar con los regímenes de la kakistocracia (del griego Kakistos—kratos) el gobierno de los más ineptos, incompetentes y cínicos.

Los gobiernos neoliberales que hicieron reformas estructurales para así acceder ellos a los bienes de la nación, fue el caso del petróleo que se puso en venta y los compradores fueron al menos 4 expresidentes, entre otros empresarios privados, también se vendieron los ferrocarriles nacionales en 1997, el sexenio del expresidente Ernesto Zedillo quien otorgó decenas de concesiones de los ferrocarriles nacionales a Unión Pacific del que luego Zedillo fue parte del consejo de administración y Kansas City Southern de México  ésta con Grupo México acapararon el 93.6 por ciento de participación en las vías terrestres.

Ese es un minúsculo ejemplo de cómo los ex presidentes neoliberales indujeron al Estado Mínimo para su propio beneficio y el de sus aliados con una combinación de corrupción, prepotencia, represión, cooptación. irresponsabilidad y voracidad.

Hoy recordamos que el Presidente López Obrador hace dos años subrayó la invitación a los mexicanos a la unidad para construir un país distinto, mejor, yo diría que la convocatoria más clara fue para trabajar por la paz, instituir el desarrollo, la igualdad y para ello su meta es “primero los pobres”, trabajar con el México profundo, ese que fue olvidado y que abandonaron los gobiernos del PRIAN.

Con la 4T estamos ante un cambio de régimen un cambio que significa un gran desafío y que implica un involucramiento de todos los ciudadanos para mantenernos informados y colaborar, lo cual es bastante complejo, porque significa esforzarse por discernir, ya que una gran cantidad de analistas y medios de comunicación, descalifican, disminuyen, niegan o desacreditan al gobierno de AMLO y olvidan el fracaso del neoliberalismo y su corrupción.

Es importante tener en cuenta que el Presidente no es perfecto ni infalible, que puede equivocarse y por ello en ciertos casos ha enmendado algunas decisiones, cuyos mayores escollos están en la economía y en la incapacidad de algunos de los colaboradores más cercanos de su equipo para entenderlo y seguirle el paso; sus adversarios le critican porque creen que la austeridad económica de su administración es exagerada, pero ante el despilfarro de sus antecesores la moderación y la mesura se justifican plenamente.

Están a la vista las acciones contra la corrupción de funcionarios del antiguo régimen, Juan Collado, Emilio Lozoya, Tomás Zerón, Alonso Ancira, entre otros, son algunos de los muchos nombres que están bajo los reflectores.

Ayer el Presidente anunció que se interpondrá una denuncia contra las empresas que participaron en simulaciones para la entrega de contratos y fraudes para generar electricidad.

El triunfo de AMLO en 2018 fue un vuelco, el PRIAN se despidió de las prebendas del ejercicio del poder en la Presidencia; según anunció el Presidente, seguirán los cambios profundos, se respeta la libertad empresarial, libertad de expresión, de asociación y de creencias, enfatiza en sus discursos.

El presidente anunció los cambios indispensables, como son, la revisión de contratos de la Reforma Energética y la abolición de la Reforma Educativa que ya fue modificada y el respeto a los derechos humanos en toda su extensión. Con su tenacidad, AMLO ha contribuido a promover la paz social y reconoce la batalla de los mexicanos que lo precedieron en la lucha por la democracia.

No se puede ignorar la amplia gama de programas sociales a favor del bienestar de la población más vulnerable los cuales comprenden un amplio abanico que expande la capacidad de consumo y moviliza el mercado interno. Adelante Presidente, estamos con usted.

Comparte!

0Shares
0 0 0
Mostrar más
Back to top button
Close