Nuevo León

Día Mundial de los Océanos y la unión de dos de ellos por el Tren Transístmico…

RAÚL A. RUBIO CANO

Junio 9 de 2020

Ayer se conmemoró el Día Mundial de los Océanos por la ONU, un día para reflexionar sobre la naturaleza de tales espacios del planeta Tierra y para organizarnos en su proyección y defensa existencial. “El Día de los Océanos se declaró por primera vez el 8 de junio de 1992 en Río de Janeiro en el Foro Global, un evento paralelo en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD), que brindó una oportunidad para que las organizaciones no gubernamentales (ONG) y la sociedad civil expresen sus puntos de vista sobre cuestiones ambientales. Cuando pensamos en los riesgos para la salud pública, es posible que no pensemos en el océano. Sin embargo, cada vez más, la salud del océano está íntimamente ligada a nuestra salud. Algunos pueden sorprenderse al saber que organismos descubiertos a profundidades extremas se utilizan para acelerar la detección de COVID-19, y lo que podría ser aún más asombroso, que éste es un ecosistema que podría dar una solución a la humanidad. Esta es una de las múltiples razones por las que debemos celebrar el Día Mundial de los Océanos: para recordar a todos el papel importante que tienen los océanos en la vida cotidiana. Ellos son los pulmones de nuestro planeta, la mayor parte del oxígeno que respiramos. El propósito del Día es concienciar a la opinión pública sobre las consecuencias que la actividad humana tiene para los océanos y poner en marcha un movimiento mundial ciudadano a favor de los océanos. Este día quiere movilizar y unir a la población en torno al objetivo de la gestión sostenible de los océanos, que son una fuente importante de alimentos y medicinas y una parte esencial de la biosfera. En definitiva, esta celebración es un buen motivo para celebrar juntos la belleza, la riqueza y el potencial de los océanos”. Aseguró ayer en comunicado la ONU. Es también de reconocer que un día antes de esta conmemoración, el presidente Andrés Manuel López Obrador, en la estación de Medias Aguas, Veracruz (establecida en 1910), conjuntamente con los gobernadores de Oaxaca y Veracruz, darían el banderazo inaugural para las obras del tren Transístmico, una obra que proyecta en una nueva dimensión a México, ya que mediante el Ferrocarril se unirá el océano Pacífico con el Golfo de México, o sea, parte del océano Atlántico. Esta mega obra, reactivará la economía de la región sureste y nacional, en vista de la inyección de capitales y de desarrollo de empleos conteniendo la migración en las comunidades y desarrollando nuevos escenarios de existencia humana en interacción con los ecosistemas de la zona; una inversión de 20 mil millones de pesos, con base en 10 parques industriales y ferrocarriles de carga y pasajeros, que, unidos al Tren Maya, la realidad del sureste mexicano será otra en muy poco tiempo. La civilización del Ferrocarril une lo desconectado y lleva a la población a nuevos caminos de desarrollo económico y de bienestar, cuando se tiene un gobierno del Pueblo, para el Pueblo y con el Pueblo. La maldad Neoliberal de gobiernos anteriores, ante ese Ferrocarril del Sureste, fue puesto en evidencia por AMLO en su discurso inaugural, al señalar: “Fue un milagro que estos corruptos, saqueadores, no hayan concesionado esta vía, esta ruta. Fíjense en qué concepto tenían al sureste, se quedaron con las líneas de ferrocarril del centro y del norte, porque las consideraban más rentables, acá pensaban que no era negocio. Con esta inversión se impulsarán trenes de carga y pasajeros”. La conexión de dos océanos permite al país nuevos avatares para su crecimiento económico a pesar de la crisis mundial, ya que pone a México en una nueva geografía de la transportación mundial del comercio de Oriente a Occidente y viceversa, más allá de lo que ha sido el Canal de Panamá o el proyectado cruce por Nicaragua. Así, nuevamente la fuerza del Ferrocarril (su civilización y trayectoria) y la transportación marítima entre los dos océanos más grandes del mundo, abre nuevos caminos al Desarrollo y Bienestar a los mexicanos, que bajo nueva fórmula de Estado Benefactor de la 4T, diseñará una figura de empresa pública para evitar privatizaciones en el manejo del citado tren Transístmico y, como diría el gobernador Alejandro Murat de Oaxaca, en esa inauguración: “Hoy la Patria se reconstruye desde el Sureste…” ¡Órale! raurubio@gmail.com

Comparte!

0Shares
0 0 0
Mostrar más
Back to top button
Close