Durango

Cuitláhuac Valdés Gutiérrez, pudrición e incapacidad en la subsecretaría de Educación en La Laguna

Sin currículo para subsecretario, exige tramposamente perfiles a maestros para no pagarles

*Su puesto se lo otorgaron como recompensa del gobernador José Rosas Aispuro, a la familia

*Tiene historial negro en el servicio público

Juan Monrreal López

Mayo 16 de 2020

http://www.democratanortedemexico.blogspot.com

Gómez Palacio, durango. – Sin currículo que avale su nombramiento como sub Secretario de Educación en La Laguna, Cuitláhuac Valdés Gutiérrez, recibió esa designación como pago del gobernador José Rosas Aispuro Torres, a la familia del sub Secretario, quienes lo apoyaron cuando el Güero Aispuro, decidió abandonar las filas del PRI, para embarcarse como candidato del PAN a la gubernatura del estado, en el año 2010.

Sin carrera docente, sin formación magisterial, tampoco con formación extra curricular, Cuitláhuac Valdés, se ha sostenido en la subsecretaría por el dedo del gobernador, quien ha desestimado todos los desaciertos cometidos por este funcionario, frente a los que mantiene ojos bien cerrados.

Las faltas de Cuitláhuac Valdés Gutiérrez, no son nimiedades; abarcan un abanico tan extenso que van desde la nula ética y faltas administrativas, a la violación a la Ley General de Educación, además de la Ley General de Responsabilidades Administrativas, que conllevan investigaciones de ley.

Bajo el mando de Valdés Gutiérrez, las oficinas de la sub Secretaría de Educación, se han convertido en sitios de acoso sexual, -algunas cuyas denuncias tiene en sus manos la presidente del DIF estatal, Elvira Barrantes Velarde de Aispuro, quien las ha ignorado desde hace 3 años-, otorgamiento ilegal de plazas, mala administración, sub ejercicio presupuestal, maltrato y persecución a profesores, por solo citar algunas prácticas prohibidas, realizadas de manera cotidiana por este protegido del gobernador José Rosas Aispuro y su esposa María Elvira Barrantes Velarde.

Con denuncias en contra desde que tomó posesión como sub Delegado de Educación Pública, Cuitláhuac Valdés, llegó a la Secretaría de Educación del Estado de Durango (SEED), con un historial negro en la administración pública, desde que fue acusado de malos manejos en el ISSSTE, sin contar el triste papel que hizo como regidor del PAN en Gómez Palacio.

De hecho, desde el día que Valdés Gutiérrez, tomó posesión el 21 de octubre de 2016, la debacle de la sub secretaría, así como los conflictos con el magisterio, estaban más que cantados.

Los años de lodo dejados por los anteriores subsecretarios, los convirtió rápidamente en épocas de fiemo, sin despeinarse siquiera.

Cuitláhuac Valdés Gutiérrez, 43 meses de conflictos en la SEED-Laguna

El 21 de octubre de 2016, el anodino e incompetente secretario de Educación, Rubén Calderón Luján, hizo acto de presencia en las oficinas de la subsecretaría, ubicadas en la Colonia San Antonio, para dar posesión del nombramiento a Cuitláhuac Valdés, un sujeto sin experiencia en el mundo docente y la  administración educativa, pero, además, inculto, y desempleado de años en los momentos de ser nombrado subsecretario de Educación en La Laguna de Durango, ya que había dejado la regiduría en el municipio de Gómez Palacio, en el año 2013.

De hecho, los tiempos de bonanza económica e impunidad de Valdés Gutiérrez, llegaron con la presencia de José Rosas Aispuro Torres, en la disputa por la gubernatura del estado en el año 2010, fecha en que el llamado Güero de Tamazula, abandonó formalmente las filas del PRI, para intentar ser gobernador con la alianza “Durango nos une” de los partidos PAN-PRD y Convergencia Democrática, ocasión en la que fracasó frente al aspirante priista, Jorge Herrera Caldera,-ex alcalde de Durango, ex Tesorero del estado-, en la era que Ismael Hernández Deras, fue gobernador.

Aun derrotados, Cuitláhuac Valdés Gutiérrez, se aseguró una regiduría de proporcionalidad, desde la que se recuerdan su ineptitud, fantochería, prepotencia y pataletas, con todo el mundo; mientras de las comisiones que ocupó, nunca rindió buenas cuentas a la ciudadanía, puesto que nunca se preocupó por transparentar los ejercicios de Cuenta Pública de las dependencias municipales que le tocaba supervisar.

Eran tales los berrinches y fantochería que realizaba, que le dedicó más tiempo a ventilar en los medios las diferencias que mantuvo con el presidente del PAN municipal, Uvaldo Nájera Gandarilla, porque éste le recordaba que pagara las cuotas partidistas, a lo que sistémicamente, Cuitláhuac Valdés, respondió no ser militante del PAN.

 El caso es que, con el cambio prometido por José Rosas Aispuro, -que resultó ser de reversa-, el magisterio de la Laguna, duranguense, abrigó esperanzas de que efectivamente los años negros de la sub Delegación de la SEED acabaran; pero no fue así.

El nombramiento de Valdés Gutiérrez como sub secretario, sólo reforzó los años de corrupción vividos bajo la batuta de Gerardo de Lira Cabral, Fermín Cuéllar González, Luis de Villa de la Barrera, Miguel García Mesta, épocas sombrías que Valdés Gutiérrez, ahora ha emulado rebasándolos, con venta de plazas, pésima administración, contratación ilegal de personal de confianza, acoso sexual, persecución laboral e incompetencia.

De los 43 meses al frente de sub secretaría, decenas de veces, las oficinas de la dependencia han sido tomadas, – ya les dicen oficinas borrachitas-, como consecuencia de las nulas gestiones de Valdés Gutiérrez, además de las persecuciones que realiza contra el personal magisterial.

En este año 2020, las oficinas educativas han sido tomadas en varias ocasiones, como protesta porque Cuitláhuac Valdés, no cumple acuerdos, como el no autorizar la contratación del personal necesario en los distintos planteles, falta de pagos a profesores por varios meses, escuelas sin servicios de agua, sin vigilancia, centros educativos sin mantenimiento, ausencia de psicólogos para tratar a estudiantes en situación especial, entre muchos otros.

Los años sucios y sórdidos en el manejo de la sub Secretará de Educación en La Laguna, no se fueron, se reforzaron con la llegada de Cuitláhuac Valdés Gutiérrez y su pandilla.

Las pataletas de Valdés Gutiérrez, contra la Delegación DII-3

Valdés Gutiérrez, es intolerante; tiene la piel delgada para enfrentar los conflictos de la dependencia. También es vengativo contra el magisterio que lo confronta pidiendo solución a los problemas.

Por ello, no es extraño que el subsecretario, cite a los medios para arrojar sus verdades acerca de los conflictos que el gremio docente expone a la luz pública.

Así sucedió con los profesores de la Delegación DII-3, quienes se presentaron a las oficinas de educación para solicitar el pago de sus quincenas.

Los educadores tienen al menos 4 meses sin cobrar.

Evidenciaron que son alrededor de 200 mentores de diferentes niveles los que no reciben paga, muchos de ellos son interinos.

De acuerdo a los maestros, Valdés Gutiérrez, no da la cara; “nadie los recibe, nadie los atiende”.

Los profesores, mostraron incluso la papelería de los educadores que no ha sido recibida siquiera por los administrativos a cargo de Cuitláhuac Valdés, para llevarla a la ciudad de Durango, “ni eso ha querido hacer el subsecretario”, dijeron el pasado 7 de mayo, a distintos medios.

Enfurecido, – una reacción recurrente en él-, el día 8 de mayo, citó a rueda de prensa mañanera.  

Lo primero que hizo fue tratar de desacreditar a los maestros.

Visiblemente alterado, dijo frente a los reporteros que a los profesores a los que se adeudan pagos, “no reúnen el perfil” para ocupar las plazas.

Que lo expuesto por el profesor, Juan Villarreal, y los maestros de la Secundaria Simón Bolívar, “son tendenciosas y falacias”, soltó seco, sin mostrar documentos que avalaran sus dichos.

Sin embargo, reconoció que se debe a 23 educadores, -según él-, aunque existen profesores que no cumplen el perfil; a esos- dijo despectivamente-, nos hemos negado tramitar sus pagos, ya que “transgrediríamos la ley y puedo hacerme acreedor a una sanción administrativa”, expuso, cuando se conoce que ha otorgado plazas sin “perfiles” a los grupos de líderes locales, como el del Síndico Municipal, Omar Castañeda González, el profesor Joel Torres, al PAN y PRD, por citar alginos.

Para cerrar la rueda de prensa, reconoció que se tienen adeudos; luego justificó que si no se ha pagado a los maestros es por causa del “Coronavirus”.

El caso es que mientras exige perfiles a todo el magisterio, Cuitláhuac Valdés Gutiérrez, carece de uno y currículo para ser subsecretario de Educación, al margen que ha construido un largo camino de corrupción, practicas ilegales en la dependencia e incapacidad, como lo muestran los sub ejercicios presupuestales, entre otras muchas triquiñuelas que mantienen a esta oficina “patas para arriba”, pero él ha sabido sostenerse del cordón umbilical con el gobernador José Rosas Aispuro, en detrimento del sector educativo, pero sobre todo de la educación.

Cuitláhuac Valdés Gutiérrez, quiere ser diputado, luego alcalde de Gómez Palacio

Un susurro recorre la subsecretaría; Cuitláhuac Valdés Gutiérrez, quiere ser diputado, – local o federal-, luego alcalde de Gómez Palacio, “por eso le urge capitalizarse para inyectarle a las campañas”, dicen funcionarios de la SEED-Laguna, a Demócrata Norte de México, quienes ven con zozobra las múltiples irregularidades cometidas en la dependencia orquestadas por el propio Valdés Gutiérrez y Carlos Alberto Fuentes Puentes, conocido como “El Moshe”, un truculento profesor retirado del  servicio educativo por Incapacidad Total y Permanente (ITP), que Cuitláhuac Valdés, volvió a incorporar al servicio de la SEED, con todo y ese impedimento legal, además que El Moshe, realizó campaña política a favor de Esteban Villegas Villarreal,-candidato a gobernador por el PRI-, y no de José Rosas Aispuro, lo que trajo inconformidad en los miembros que pelearon para que el Güero de Tamazula, fuera gobernador.

De hecho, Carlos Fuentes Puentes, es quien maneja todo lo operativo de la subsecretaría, atropellando derechos, violando leyes, e incluso menospreciando a los trabajadores de la institución, no se diga al magisterio en general.

Recientemente, El Moshe, fue señalado por vender plazas educativas, dicho que no ha desmentido hasta el momento.

Demócrata Norte de México, consultó a dirigentes partidistas del municipio acerca de las pretensiones de Cuitláhuac Valdés Gutiérrez, “El Cui”, y si ya existe algún acercamiento; dos cabecillas partidistas confirmaron haber sido buscados por el funcionario al que escucharon con sus fantasías de ser diputado, luego alcalde de Gómez Palacio.

Lo cierto es que, el primer violador de la Ley General de Educación y la Ley General de Responsabilidades Administrativas, en la subsecretaría es Cuitláhuac Valdés Gutiérrez, su brazo operativo conocido como El Moshe, y un pequeño grupo que mantiene a la dependencia peor que en los años de lodo en que la manejaron, Gerardo de Lira Cabral, Fermín Cuéllar González, Luis de Villa de la Barrera, Miguel García Mesta; pero el gobernador José Rosas Aispuro Torres, lo sigue sosteniendo, porque como ha dicho, “los cambios los hago yo”, aunque el estado se hunda.

Sin embargo, la historia sórdida de Valdés Gutiérrez, no termina aquí.

Para los Maestros en su día.

jmonrreall@yahoo.com

Twitter: @jmonrreall

Comparte!

0Shares
0 0 0
Mostrar más
Back to top button
Close