Nuevo León

El Observatorio Ciudadano del Aire del Área Metropolitana de Monterrey, no observa…

No le atora en serio a la asesina contaminación que se padece en Monterrey y área metropolitana…

* Es un organismo de pantalla, para esconder estudios y lucha contra la contaminación, “de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno”…

RAÚL A. RUBIO CANO

Mayo 4 de 2020

No negamos las buenas intenciones del empresario Alberto Garza Santos, para haber establecido una organización llamada Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire del Área Metropolitana de Monterrey (OCCAAMM), de haber denunciado hace tiempo en los medios de comunicación sobre los miles de personas que mueren al año atribuibles a la contaminación del aire que todos respiramos. Sin embargo, ante el recrudecimiento del fenómeno y, sobre todo, en mera cuarentena para evitar mayores afectaciones por la epidemia del Covid-19, es muy lamentable que el supuesto director de ese organismo, el doctor Alfonso Martínez, no tenga capacidad de explicar a fondo dicha problemática. Todo lo deja a ignorancias o superficialidades, no profundiza en el tema. El domingo antepasado, Martínez, fue cuestionado en el Programa Nuevos Cambios, Canal 6, sobre la situación de la contaminación, informando que las partículas de PM 10 micras, sí han disminuido en la cuarentena, pero, no así, las PM 2.5 micras, indicando que desconoce la razón de tal fenómeno. Es evidente que, ante el coronavirus, la vida metropolitana ha disminuido en cuanto su movilidad humana y vehicular, igualmente, buen número de sus plantas industriales y negocios muy diversos, también; pero, la nube de contaminantes persiste, por lo tanto, si la metrópoli está colapsada ¿de dónde diablos vienen esos contaminantes? Y bueno, no se necesita ir muy lejos, para observar mediante satélites en las redes sociales (por ejemplo: earth.nullschool.net en Monitor Político 1/4/2020) de cómo, estamos siendo afectados por los vientos llenos de contaminantes del sureste norteamericano, no digamos de la zona petrolera de Houston, áreas del Fracking en Texas y Oklahoma y, hasta en los meses de febrero y marzo, por las arenas del desierto de El Sahara. Inclusive, ayer el periódico El Horizonte señaló que: “A pesar de que el 85% de la industria regiomontana está paralizada o semiparalizada, las concentraciones de bióxido de azufre (SO2), que, según expertos, es un contaminante muy dañino para el aparato respiratorio, se han incrementado. Y es que, si se compara el periodo del 16 de marzo al 16 de abril del año pasado con el mismo del 2020, ha habido un incremento de 30% de concentración de SO2, ya que el año pasado fueron 0.0052 partes por millón (ppm) mientras que en el mismo periodo de este año subió a 0.0068 ppm. Si se compara el mes antes de la contingencia, es decir, del 15 de febrero al 15 de marzo sí hubo una disminución de 6% pues pasó de 0.0052 ppm a 0.0049 ppm lo cual, según el Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire de Monterrey (OCCAM) ‘no es estadísticamente significativo. Al comparar, encontramos que el año pasado la concentración de dióxido de azufre fue inferior a la de los días de la cuarentena en 2020; a pesar de que hay menos tráfico en 2020 y menos emisores de actividades no esenciales, aumentó’, dijo el director del organismo, Alfonso Martínez Muñoz. El Horizonte dio a conocer el pasado 21 de abril que desde inicios del mes casi todos los días tenían mala calidad del aire pese a que se redujo el tráfico en 80%, pero las que no pararon fueron industrias de acero y químicas. Martínez Muñoz dijo que en el caso del SO2 la principal fuente emisora es precisamente la industria química. ‘La principal fuente de SO2 para la ciudad es la industria del petróleo y petroquímica, no estoy diciendo que esta sea la causa, pero podría ser si es que se intensificó la producción este 2020’, mencionó. El aumento promedio de todas las estaciones es de 30% en el periodo comparado del 2019 y 2020, pero, hay casos específicos como la estación García donde la concentración de SO2 subió al pasar de 0.003 ppm 0.006 ppm durante la cuarentena. Las estaciones La Pastora y Santa Catarina mostraron incrementos del 29% al pasar de 0.007 a 0.009 ppm.” Definitivamente, el doctor Martínez, toca el tema de qué ha producido el incremento de SO2 (La industria petrolera); pero, esa causa la deja en el plano hipotético, como buen doctor Capulina: “Puede ser, tal vez, a lo mejor…”, como luego gusta dejar las cosas, y no comprometerse con la lucha por la salud de los Regios, y bueno, por mi parte basta indicar que además de los contaminantes que nos llegan de zonas petroleras de Texas y sistema fabril del Este estadounidense, hay que agregar que la refinería de PEMEX en Cadereyta y gracias a su rehabilitación, por el gobierno de la 4T, hoy su capacidad se ha restablecido en un 60 por ciento, los Neoliberales la habían dejado funcionando en un 30 por ciento (La Mañanera de AMLO, 15/4/2020); o sea, es por ello que el SO2 procedente de Cadereyta se ha incrementado y que las PM 2.5 no disminuyan en el área metropolitana de Monterrey. Miles de personas mueren o quedan afectadas de por vida por el aire que respiramos en nuestra gran ciudad, no se vale cerrar los ojos o la boca, ante los responsables de tal genocidio que estamos viviendo. Por otra parte, también es muy lamentable, que el Observatorio del Aire, no trascienda todavía el mundo de desconocimiento o conjeturas a las que siempre llega el doctor Martínez. El OCCAAMM no se puede prestar a tales incapacidades científicas, tecnológicas y lo peor, que no trascienda a la lucha jurídica por un medio ambiente sano para todos, de lo contario, ante tantas incapacidades, mejor desintégrese ese organismo “Ciudadano” y déjese que doña Sociedad Civil haga lo suyo por sí sola ¡Basta de doctores Capulina! Y de organismos “Civiles” que a lo mejor sólo sirven para otros fines y no los de luchar por un aire sano para todos ¡Órale! raurubio@gmail.com

Comparte!

0Shares
0 0
Mostrar más
Back to top button
Close