Columnas‏Notas Importantes

Rubén Moreira Valdez y sus políticos pobres, ¡pobres políticos!

ruben moreira y victor zamora

Horizonte ciudadano

Rosa Esther Beltrán Enríquez

25 de febrero de 2015

 

 

Si tuviera muchas cosas tendría que ocuparme de ellas.

La verdadera libertad está en consumir poco.

José Mujica (presidente de Uruguay).

 

Cuando leí el reportaje que se publicó sobre las propiedades  de los funcionarios estatales, su Declaración patrimonial, quedé perpleja y pensé, sí, tenemos una clase política ejemplar pero, en el fondo la plana me pareció indignante.

Rubén Moreira declara que tiene un automóvil que data del tiempo en que era presidente del PRI, una Ford Ranger 2008 ¿acaso era  esa la camioneta en la que paseaba con su familia en aquélla navidad del conato de ataque a sus escoltas cuando transitaba por la entonces carretera a los González y Colosio? Es probable que sí, por eso el pobre se sintió  tan vulnerable y ahora, ¿en qué automóviles transita don Rubén? Seguramente la aristócrata señora Viggiano Austria le prestará algunos más modernos y a la altura de su puesto político, los Cadillac Escalade o los BMW por ejemplo, porque en México no es propio que un gobernador se movilice en un vehículo tan viejo como la Ranger 2008; si estuviera en Uruguay sería otra cosa, porque José Mujica el presidente de ese país tiene un vochito azul 1987 por el que le han ofrecido un millón de dólares, pero él ha dicho que nunca lo venderá. ¿Cuánto querría usted ofrecerle a Moreira II por su Ranger 2008?, proponga, se vale.

Y Víctor Zamora Rodríguez, Secretario de Gobierno reporta que posee 6 automóviles, el más moderno data de 20011, tiene además 2 terrenos y una propiedad rural; asombroso, no reporta casa propia, en dónde vivirá don Víctor; tal vez viva en la Minita o en la Nueva Jerusalén, pero además, sorprende que el señor Zamora está entre los funcionarios que reciben los salarios más altos, $133 mil pesos, 44 mil pesos más que Rubén Moreira.

El emblemático Ismael Ramos Flores, Secretario de Finanzas, el que dice que le tocó lavar los pañales sucios de la megadeuda, porque en efecto ha sido el principal reestructurador de los ilegales créditos ante el Congreso local y los bancos  desde 2011, ha sido el que urde o presenta las mentiras del moreirato, “Lito” declara que percibe un sueldo de 80 mil 242 pesos y tiene un automóvil Honda Pilot  2007, qué mal le ha pagado la protodictadura, qué mal, después de sacarlos de tantos apuros, mire en donde lo tienen, ja.

Otro que destaca en su declaración es Jesús Ochoa Galindo, secretario de Educación, él manifiesta percibir un sueldo de 117mil 840 pesos, 33 mil 877 pesos más que su jefe; igual Ana Sofía García Camil, tiene un sueldo de110 mil 837 pesos, 26 mil 874 más Moreira II.

Vaya que sorprende que Zamora, Ramos Flores y Ochoa Galindo habiendo sido los 2 primeros secretarios de finanzas no supieran que ganaban bastante más que Moreira II, no es creíble.

Ya sabemos que la asignación de sueldos en los diferentes niveles de gobierno es discrecional,  pero además, las declaraciones patrimoniales son incoherentes, incompletas, e increíbles, están hechas al ahí se va, queda claro que estamos ante un instrumento legal fallido.

Varios días después de presentadas las declaraciones el Secretario de Fiscalización y Rendición de Cuentas Jorge Verástegui, informó que algunos secretarios llenaron con errores sus declaraciones y que ningún funcionario gana más que el gobernador Moreira. Pues que  digan la verdad, pero eso es pedirle peras al olmo, se equivocaron los funcionarios, podrían, capacítenlos.

Los de Coahuila son un ejemplo de funcionarios sobrios, según sus declaraciones ellos viven en una austeridad republicana. ¡Qué barbaridad, les ganan a las hermanas de caridad!

Estamos en la entidad más corrupta, una de las más más endeudadas, en la que continuamente aparecen fraudes, ahí está el Ficrea, las deudas de los municipios, varios alcaldes tienen en la nómina a sus esposas, este es el estado de la impunidad y  de la colusión, gobernado por los cínicos que contemplan impasibles la repugnancia que provocan.

Comparte!

0Shares
0 0
Mostrar más
Back to top button