Columnas‏Notas Importantes

Urge una sexagésima legislatura distinta

legislatuta distinta

Horizonte ciudadano

Rosa Esther Beltrán Enríquez

En memoria de mí admirado y querido

Maestro,  Arnaldo Córdova

 

Hoy se cierra en Coahuila la etapa de campañas electorales y es notorio el desinterés de la ciudadanía por participar emitiendo su voto para diputados locales, por lo que, es de sentido común prever un elevado abstencionismo, los interesados podrán  disculparse argumentando que en este  tipo de procesos la participación ciudadana siempre es muy baja.

¿Qué puede explicar el abstencionismo que se anticipa? Lo cierto es que hasta el más ciego puede ver que resulta insostenible para Coahuila tener elecciones prácticamente cada año, entre locales y federales las tuvimos en 2008, 2009, 2011, 2012, 2013, ahora en 2014 y vienen las de 2015, la fatiga ciudadana es evidente, estamos hasta el gorro de propaganda electoral interminable y anodina. ¿Cuándo detendrán esta sangría de recursos económicos tirados a la basura? No lo harán, se pagan con nuestros impuestos, no con dinero de ellos.

Pero entremos a analizar lo que está en juego en esta elección y que sería más que deseable que cambiara. Actualmente estamos ante un Congreso cuya mayoría legislativa ha renunciado a la autonomía que la Constitución le confiere para echarse, sin recato en brazos del Ejecutivo estatal, es un Legislativo que prefiere no legislar, le es más cómodo ratificar lo que le envía el primero y único poder del Estado; vea, los diputados tricolores le han aprobado al dizque gobernador 121 iniciativas, todas las que éste ha presentado con puntos y comas. El grupo del PRI, siendo 17 diputados ha presentado 27 iniciativas, pero sólo se han aprobado ellos mismos  3, aunque son nimias. El Ejecutivo los anula y a nadie le extraña, todo mundo lo ve “normal”.

La del Congreso es una mayoría legislativa sin respeto para con sus pares parlamentarios de oposición, de las 67 Iniciativas presentadas por el PAN, incluyendo dos leyes completas, 64 fueron enviadas a la congeladora, sólo  les aprobaron 3 no relevantes. Los datos anteriores podrían parecer “normales” en el juego legislativo, pero hay más.

La 58 Legislatura, con Fernando de las Fuentes a la cabeza,reestructuró y aprobó la ilegal megadeuda endeudando a Coahuila por decenas de  años , según consta en documentos oficiales sólo el grupo del PAN se opuso y votó en contra y Fernando fue premiado con una curul federal, aunque castigado por los electores para no llegar a la alcaldía de Saltillo; descaradamente ahora tres de esos ex diputados prístas que reestructuraron la deuda regresan por una curul en el Congreso: Verónica Martínez, Shamir Fernández y Francisco Tobías, éste por el partido Social Demócrata, satélite del PRI, Tobías además de traidor a los coahuilenses es un simulador.

La 59 legislatura se ha esmerado en cobijarse bajo la opacidad y la opulencia. Se han hecho remodelaciones al edificio del Congreso sin  realizar licitaciones para las obras; además, el presidente de la Junta de Gobierno, Eliseo Mendoza Berrueto reservó información que de acuerdo con la Ley de Acceso a la Información debe ser pública, como son los contratos con proveedores y las licitaciones; por si fuera poco, Berrueto ha dado en rentar locales en el lujoso hotel Quinta Real para sesionar, a pesar de que el recinto legislativo cuenta con instalaciones adecuadas en las que siempre se realizaban los trabajos de los parlamentarios. En suma, dilapidar recursos y actuar en estricto apego a la opacidad ha sido su mejor tarea, cuando dijeron que Coahuila tenía la mejor ley de transparencia.

Hay mucho más que agregar en cuanto a la octogenaria tradición de simulación, omisión y negligencia parlamentaria del tricolor acostumbrados a la falta de compromiso con los ciudadanos, lo deseable sería que la ciudadanía tomara conciencia de la importancia de salir a votar para acabar con la simulación.

Que la ciudadanía se diera cuenta que votar en contra del PRI es un voto por Coahuila; votar en contra de la burla de David Aguillón y sus satélites en, “Todos somos Coahuila” es votar por un congreso diferente.

 

Comparte!

0Shares
0 0
Mostrar más
Back to top button