Salud

Guarderías y “estancias”: “calidades” del “cambio” panista.

 


25-julio-2009

Gustavo Leal F.*

Siguiendo la estela de mala improvisación que caracterizó a Vicente Fox con Santiago Levy y –ahora– a Felipe Calderón con Juan Molinar Horcasitas y Daniel Karam, durante 2008 el IMSS decidió lanzar tres licitaciones” en tan sólo 10 meses. Mientras tanto, el ISSSTE seguía cumpliendo la ruta de subrogar por la vía “participativa” iniciada por Benjamín González Roaro y consolidada por Miguel Ángel Yunes. Por su parte, los changarros impulsados por Lía Limón en la Sedeso permitían a Calderón presumir, el 8 de marzo de 2009, haber alcanzado la meta electoral de “8 mil 200” estancias con una cobertura de “más 200 mil madres trabajadoras y 4 mil padres solos”.

La calidad de las “licitaciones” de Molinar Horcasitas

En octubre de 2008, el IMSS sólo recibió ofertas aceptables para 25 de las 129 guarderías que pretendía subrogar. Dos meses después logró colocar otras 38. Los 63 contratos de esos dos concursos sumaron 22.5 millones de pesos mensuales, cifra que iría aumentando durante los cinco años de su vigencia. Aún le restaban 66 pendientes de asignar y 12 adicionales. La tercera licitación sólo había sumado 48 interesados y fue cancelada por la tragedia de Hermosillo. El sistema Molinar de asignación de contratos –que sólo aportó la “licitación” (2008) al fracasado diseño original de adjudicación directa de Santiago Levy (2003)– estaba basado en una cuota máxima de referencia por niño –que varía según la región–, a partir de la cual los interesados tenían que ofrecer descuentos al IMSS.

La calidad de la expansión “participativa” de Yunes

Después de que –desde la dirección general del ISSSTE– González Roaro sostuviera que para “incrementar” la cobertura y “satisfacer” la demanda el instituto subroga “desde el año 2000” vía “un contrato que es revisado y avalado por cada una de las delegaciones”, el 25 de junio de 2009 se hizo público que Olga Irene Reynoso Femat (hermana del gobernador de Aguascalientes, el panista Armando Reynoso Femat) recibió de Yunes por adjudicación directa la concesión de una de las 13 estancias para el bienestar y desarrollo infantil que el ISSSTE subroga en la entidad. El primer contrato data de noviembre 2007 y ha sido renovado cada seis meses. A Olga Irene, también directora del Instituto Patria, se le otorgan 270 mil pesos cada seis meses por atender a 40 infantes.

Usando prestanombres, María del Carmen Campos, delegada del ISSSTE en Aguascalientes, es propietaria de tres guarderías subrogadas por Yunes. La subdelegada Graciela Padilla Ramírez y su hija Leticia Pizano Padilla también poseen dos.

Pasada la tragedia de Hermosillo, todavía Yunes publicó (9 de julio) la convocatoria para asignar cinco estancias en Querétaro, San Juan del Río, Tequisquiapan y Jalpa de Serra. Los ganadores recibirán contratos hasta por 9 millones de pesos, vigentes hasta agosto de 2010 para atender 545 niños de dos a seis años.

De acuerdo con el Anuario Estadístico 2007, el ISSSTE disponía de 133 estancias “propias” y 142 de “participación social”. Afortunadamente, casi 26 mil infantes son atendidos en las “propias” y sólo 8 mil se ubican en las segundas. El crecimiento del modelo subrogado de González Roaro y Yunes se localiza básicamente en entidades federativas. Por ejemplo, en Veracruz –que tanto ocupa a Yunes– se aprecian dos “propias” por ocho subrogadas, y en Aguascalientes, tres “propias” por 16 subrogadas.

La calidad del esquema Sedeso “para la mujeres trabajadoras” de Lía Limón

Después de la tragedia de Hermosillo y luego de “supervisar” los 8 mil 200 changarros presumidos por Calderón el 9 de marzo, Ernesto Cordero, titular de Sedeso, afirmó que las “estancias son seguras” y que tiene “un estricto control sobre quiénes las manejan, seguridad y capacitación”. Además son inspeccionadas con “visitas constantes” por personal del sistema DIF nacional o la Sedeso.

Antes, Lía Limón (actual diputada panista en la ALDF) había sostenido que eran seguras “porque son espacios más pequeños”, y su sucesora en la Sedeso, Joanna Cristo, confirmaba que las capacitaciones “duran tres días”.

Pero Cordero insistía en que “ya se les refuerza con un mayor número de detectores de humo y extintores”. Y todavía precisó: es un “modelo” que ha dado resultado, aunque hay que “conocer” la diferencia respecto a una guardería. Es una casa “adaptada y adecuada” con una señora de la comunidad, capacitada para cuidar 20 o 25 niños.

A pesar de la tragedia, la Sedeso de Cordero reportaba (10 de junio) 8 mil 500 changarros y 244 mil infantes inscritos.

Por algo los padres de los niños fallecidos en Hermosillo recurrieron a Javier Álvarez, representante adjunto de Unicef, para que siga puntualmente el caso, una vez que los expertos de Unicef-OMS urgieron a que México mejore sus sistemas de respuesta ante desastres.

“Problemillas” en las guarderías del DF

Transcurrido un mes de la tragedia, el 9 de junio, el secretario de Protección Civil del GDF confesó que los responsables de 34 guarderías subrogadas por el IMSS solicitaron una evaluación en la materia “porque ni el IMSS ni la Sedeso la habían atendido”. Por su parte, en consonancia con su ideario, Yunes contrató los servicios de una empresa privada para levantar la verificación.

Es la “calidad” que trajeron los gobiernos panistas del incumplido “cambio” de Fox y que sucumbieron el 5 de julio de 2009 con la estrepitosa derrota electoral de Calderón y “su” PAN.

*Universidad Autónoma Metropolitana – Xochimilco

 

Comparte!

0Shares
0 0
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close