Salud

Gutiérrez Fragoso quiere el cargo hasta ¡2018!.

 

16 -Octubre-2010

Gustavo Leal F.*
Puede haber algo más disonante que una dirigencia sindical –ni más ni menos que de la seguridad social– ubicada abiertamente del lado patronal, es decir, con el PAN de Calderón?

Fueron muchas las ocasiones en que el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Valdemar Gutiérrez Fragoso, amagó con abandonar la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y criticó la “reforma” laboral calderonista.

Casi siempre utilizó la amenaza para desmovilizar a los trabajadores del IMSS –uno de los contingentes sindicales más activos del foxismo– con un “argumento” pedestre: “la figura de la movilización como propuesta se encuentra desgastada”.

Gutiérrez Fragoso concretó su amenaza justo cuando esa “reforma” calderonista (Javier Lozano) naufraga penosamente en el marco del más unánime de los rechazos y un Poder Legislativo que, salvo la fracción panista, la repudia.

Después de tomar casi por asalto –octubre de 2006 en Morelia, Michoacán– la dirigencia gremial en lo que habría de pasar a la historia como el más breve congreso de la organización, declaró (en 2007): “la UNT ha podido convertirse en interlocutor incómodo, pero válido que vive el vacío y el acoso de poder”. Y después agregó (en 2008): “con la UNT hemos participado, pero no hemos tenido los espacios políticos que se merece nuestra organización”.

Sobre la “reforma” laboral calderonista, en 2008 sostuvo, primero, que “si el gobierno federal trata de sacarla adelante de manera unilateral y sin tomar en cuenta al sector obrero, será un fracaso”, para luego agregar que con Calderón se había generado una “satanización” y una “cacería de brujas” contra sindicatos democráticos que luchan por mejores condiciones salariales y defienden sus contratos colectivos. En cambio, las autoridades no tocan, no desprestigian ni molestan en lo mínimo a los miles de “sindicatos blancos” que venden protección laboral y son “mafias de extorsión”. Aunque posteriormente matizó: “el protagonismo de algunos dirigentes” está dañando la unidad de sector laboral mexicano. El SNTSS analizará la posibilidad de ser organización independiente.

Y de cara al primero de mayo de 2008, advirtió que “hoy está en peligro la Ley Federal del Trabajo”, pero el SNTSS está contra la “flexibilización salvaje” y para decir a los “autistas” del gobierno que el movimiento obrero “está en el límite”. También “debemos replantear la continuidad en la UNT”.

Pero, con todo, hubo una intervención señalada. Antes de su negociación salarial 2008, Gutiérrez Fragoso sostuvo que “la llegada del PAN al poder no se ha traducido en certidumbre ni progreso para la mayoría de la sociedad. Por el contrario, ha quedado claro que este gobierno eligió profundizar un modelo económico y de poder que ajusta a la baja las condiciones de vida de las mayorías. En nombre de la modernización del mercado y de la competitividad se decidió no sólo mantener los bajos salarios, sino desmantelar las instituciones sociales del país. La alternancia en el poder y la llegada de un partido distinto al gobierno no se tradujo en una nueva y mejor ruta para las mayorías. Por el contrario, ha significado el abandono del Estado en su mandato constitucional, que lo obliga a tutelar los derechos sociales y laborales de los mexicanos. Ejemplo de ello son los trabajadores del IMSS, que han sido sometidos no sólo al descrédito, la difamación y el acoso. A la par de ello, a una política de ahorro forzosa, a la privatización silenciosa de los servicios y seguros de la institución. Igual que ocurre en otras áreas estratégicas, como los sectores petrolero, eléctrico y aéreo, entre otros, prevalece no el fantasma del neoliberalismo, sino la determinación de los grupos de poder de no dejar pasar este momento de debilidad del Estado para avanzar en el abaratamiento general del mundo del trabajo. El mercado se mide ahora no sólo por la libertad de inversión de unos cuantos, sino porque se garantizan facilidades para el sector patronal, que incluyen baja tasa de sindicalización, bajos salarios, mínimos de seguridad y, obviamente, precios subsidiados”.

Y sólo siete meses después aceptó ser diputado plurinominal panista porque su oferta “fue la más atractiva”.

Sus amagos sobre la UNT no cesaron. En noviembre de 2008 amenazó: “la abandonaremos si no se renueva”; en diciembre: “en los años recientes se abusó y desgastó el concepto de la huelga nacional”.

Hasta que, amparado en el 64 Consejo Nacional Ordinario del SNTSS, Gutiérrez Fragoso optó por ser oportunamente “independiente”. Paradojas de la “democracia” sindical corporativa y autoritaria: sus “representados” nunca fueron consultados para ingresar a la UNT, tampoco para abandonarla.

Pero casi simultáneamente, comunicó que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social entregó la toma de nota 2010-2012, que avala la extensión de su periodo sindical de cuatro a seis años.

El 11 de octubre de 2010, “a propuesta” de los delegados, el 49 Congreso Nacional Ordinario del SNTSS aprobó ampliar la dirigencia de Gutiérrez Fragoso hasta 2018.

“El segundo periodo que tendré al frente del sindicato” –aclaró– “fue aprobado por unanimidad en un proceso democrático. La prórroga no asentará ningún precedente para el futuro de algún secretario general, ni implica un proceso de ampliación o relección para los comités seccionales”.

Ante la repudiada reforma Lozano, el “independiente” Gutiérrez Fragoso dice “no estar ni a favor ni en contra; estamos en estudio”, mientras los servicios del IMSS ¡van a peor!

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button