Últimas Noticias

Presidente Leticia Herrera Ale, demanda al periodista Juan Monrreal López, por “daño moral”

La alcaldesa alega, “afectación…en grado patológico psíquico y depresivo…por motivo” de los escritos del reportero

*La querella fue notificada al informador el pasado 22 de marzo, previa aparición de 2 desconocidos en su casa

Juan Monrreal López

Abril 11 de 2018

http://www.democratanortedemexico.com

http://www.democratanortedemexico.blogspot.com

 

Gómez Palacio, Durango. – Con “afectación consistente en el grado patológico psíquico y depresivo que padece el suscrito (Juana Leticia Herrera Ale, Sic)”, aunado a “trastornos psicológicos, estrés y depresión con motivo” de que “El periodista, C. JUAN MONREAL LÓPEZ (Sic) y la revista virtual (digital ) DEMOCRÁTA NORTE DE MÉXICO (Resic), han denostado a la suscrita” y “lo han hecho configurando la real malicia (Sic)”, la presidente municipal priista Leticia Herrera Ale, decidió entablar una demanda por “daño moral” ante el juez de la Primera Instancia del Ramo Civil, Gerardo Ramírez Juárez, fijando en “prestaciones” que el supuesto perjuicio se le resarza con “el pago de la cantidad en dinero que resulte por concepto de indemnización”, dando por hecho que ganará la demanda antes de que inicie el juicio ya que padece una “afectación consistente en el grado patológico psíquico y depresivo”, trastorno que le impediría permanecer al frente de la presidencia municipal al presentar un perfil de enfermedad mental que le imposibilitaría conducir la vida pública de este ayuntamiento de 370 mil habitantes, esto de acuerdo con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Constitución Política del estado de Durango, Ley Orgánica del Municipio Libre, por sólo citar algunas leyes.

Aferrada a construir por cualquier medio una presidencia de corte delincuencial que genere terror, respalde amenazas, además que evite cuestionamientos hacia los desvíos  millonarios que existen en el municipio, junto a que le permita armar persecuciones contra los que considera rivales,- declarar enemiga pública número uno del municipio a la diputada federal Rocío Rebollo Mendoza, ex alcaldesa, y hoy candidata a senadora; ordenó al Cabildo en pleno denunciar en la vice Fiscalía al periodista Juan Monrreal López, como también ocurrió con la primera regidora María Isabel Charles, a la que corrió del cuerpo edilicio después de retenerla en las oficinas de la alcaldía contra su voluntad; entre otros casos-, ahora, la alcaldesa envuelta en esa vorágine de intolerancia decidió demandar “por daño moral” al periodista y director de la Revista Demócrata Norte de México, Juan Monrreal López, quien ha informado acerca de las promesas incumplidas de la presidente, de sus  las transgresiones a las leyes de la Administración Pública,- ser la presidente más faltista en la historia del ayuntamiento, por lo que tendría que haber sido destituida por el Congreso-, desvíos de recursos públicos federales y estatales, violaciones a la libre expresión, al derecho de manifestación, persecuciones constantes a ciudadanos, sean priistas, panistas o de cualquier filiación política descalificándolos ante la opinión pública; también por usar dinero gubernamental para pagar a  los medios y reporteros quienes se encargan de colgar frente a los ojos de la ciudadanía a los señalados por ella y el jefe de Comunicación Social Fernando Alatorre Escobedo( un tipo que se ostenta como licenciado, pero no estudió absolutamente nada); sumados a una larga lista de acciones arbitrarias, como el abuso de poder, cuyo ejemplo procaz y feroz, es haber ordenado reprimir con gases, toletes y rafaguear con metralletas a la población del poblado Dinamita, quienes se oponen a la instalación de la fábrica de cianuro de sodio propiedad de la empresa Chemours, acompañado a la protección que brinda a un grupo de funcionarios con actividades ilícitas, entre otras muchas faltas a la ley.

En este marco de intimidación, la demanda contra el periodista Monrreal López,  se estuvo preparando por más de un año como consta en los documentos testimoniales que Juana Leticia Herrera,- el reportero ya había sido denunciado en la vice Fiscalía de La Laguna por el Cabildo en pleno el pasado, 31 de mayo de 2017, porque “a este señor no lo conocemos, nunca lo hemos visto por los pasillos de la presidencia… y a ustedes, que sí son reporteros, que sí son periodistas, les consta porque están cubriendo las notas y los vemos a diario” declararon los ediles entre otras sandeces como “aquí estamos los regidores, dando la cara a él (Sic) a través de toda la prensa, para que se presente ante el Ministerio Público y diga quién o quiénes son los que están dándole información y así, a todos los demás los deje libres de toda culpa”-, quiso hacer llegar a través de la demanda el pasado 21 de marzo, no sin antes, como a las 8 y media de la mañana, se presentaran dos sujetos sin identificación a la casa del periodista, quien en ese momento viajaba a la capital estatal a realizar parte de su trabajo informativo.

Los tipos, exigieron a la esposa del editor que le avisara, que ellos, – sin identificarse-, querían hablar con él.

Ella volvió a explicarles que Monrreal López, se encontraba fuera de la ciudad, así que pidió que se retiraran de las puertas de su domicilio.

Una hora después, se apareció la notificadora María Teresa de Jesús Delgado Gallegos, – que se ostentó como licenciada-, escoltada por lo que dijo eran un par de supuestos abogados para entregarle “personalmente” a Juan Monrreal López, la notificación del JUZGADO PRIMERO DE PRIMERA INSTANCIA DEL RAMO CIVIL DEL TERCER DISTRITO JUDICIAL EN EL ESTADO DE DURANGO (Sic), que abriera el portón, ordenó.

Tampoco se abrió.

Así que molesta dijo que le avisaran al informador que al día siguiente, 22 de marzo, el demandado tendría que estar en el domicilio para recibir la notificación de dicho litigio civil, interpuesto por la presidente Juana Leticia Herrera Ale, por “daño moral”, el que exige sea resarcido económicamente, según lo apunta en uno de los apartados de exigencias de prestaciones de la querella, ya que Leticia Herrera, aduce que padece “afectación consistente en el grado patológico psíquico y depresivo”, ofreciendo presentar incluso la valoración del psiquiatra Fernando Sánchez Nájera, ante la sala judicial.

 

La demanda por daño moral porque, “la suscrita (Leticia Herrera Ale) ha tenido trastornos psicológicos, estrés y depresión con motivo de las manifestaciones realizadas por el demandado a los medios (Sic)”, dice la controversia

 

En la historia de este ayuntamiento, los únicos alcaldes que han amenazado, perseguido, golpeado con toletes, bates de beisbol, reprimido con todas las policías e incluso con el ejército, gaseado con lacrimógenos, y baleado al pueblo gómezpalatino, son Carlos Herrera Araluce y Juana Leticia Herrera Ale, evidentemente padre e hija.

También, son los dos únicos presidentes que mantuvieron a una policía preventiva municipal que operaba el narcotráfico y los secuestros en La Laguna; son estos dos ex alcaldes, padre e hija, quienes crearon y protegieron al Grupo de Reacción Inmediata (GORI) al mando de Arturo Gorena, quien terminó siendo perseguido por la Procuraduría General de la República (PGR) dependencia que dio a conocer un número grande de delitos cometidos por este cuerpo del orden y su comandante.

Con estos antecedentes como referencia, puede entenderse, que no justificarse, que la presidente Juana Leticia Herrera Ale, sienta que los trabajos periodísticos, -todos con respaldo documental y judicial-, publicados por la Revista Demócrata Norte de México, “exceden los límites de la libertad de expresión”, asevera la alcaldesa en la demanda, toda vez que se han  ido documentando diversas ilegalidades cometidas por la presidente y sus subalternos, varios de ellos enriquecidos inexplicablemente si se toman en cuenta los sueldos y los puestos de trabajo que ocupan.

Y es que, en Gómez Palacio, Durango, la familia Herrera Ale y sus allegados hicieron que la vox populi esparciera por todos los rincones que “en este municipio, no se mueve una hoja si los Herrera no quieren”, así que las investigaciones periodísticas desarrolladas por el reportero demandado son afrentas para quienes desde la década de los setentas se ostentan como benefactores de este municipio; nada más alejado de la realidad; muchos de los bienes generados por todos los gómezpalatinos han ido a parar al peculio del clan Herrera Ale y no necesariamente para la ciudad, como puede probarse con la serie de investigaciones periodísticas que Demócrata Norte de México, ha hecho.

Así, que de acuerdo con la demanda presentada por la presidente Juana Leticia Herrera Ale, en contra del periodista Juan Monrreal López, éste ejerce el periodismo “configurando la real malicia o único propósito de dañar a la suscrita” ya que el informador ha “dejado de lado los cánones dictados por el periodismo que deben ejercerse de manera crítica y objetiva”, dice la alcaldesa en su disputa legal presentando como prueba varios textos, certificados por su Notario Público de cabecera, Octaviano Rendón Arce, titular de la Notaría Pública Número 3 de Gómez Palacio, Durango, certificaciones realizadas para sustentar “la real malicia” del periodista y la Revista Demócrata Norte de México.

Por eso, al irse publicando las investigaciones periodísticas, Juana Leticia Herrera Ale, ideó la estrategia de usar los medios de difusión, y sus sicarios de gacetillas,- ya que cuelgan públicamente a quienes les ordene la alcaldesa y el jefe de Comunicación Social, Fernando Alatorre Escobedo-, pagados con dinero público, para afirmar que el reportero demandado es “extorsionador, explotador, chantajista, gato, chofer y más adjetivos homofóbicos”, campaña que se  inició en diciembre del año 2016, por el entonces director de Comunicación Juan Noé Fernández Andrade, un corresponsal que fundó la asociación de periodistas Voces Irritilas, junto con el locutor, Joel Cobos Guirado, como instrumento de alianza con los funcionarios públicos y las llamadas ONG´s del periodismo, aunque no defiendan ninguna causa de los periodistas o de los reporteros que han sido golpeados por los policías y amenazado por autoridades de distintos niveles.

Así qué, texto que se publica en Demócrata Norte de México, acerca de las ilegalidades de la presidente, o que evidencie el despojo que ella y su grupo de funcionarios mafiosos comete contra el municipio, enseguida libelos, estaciones de radio, televisión, internet, desatan campaña negra de desprestigio contra el periodista Juan Monrreal.

Es tal el nivel de conocimiento, compromiso y ejercicio del periodismo de estos sicarios de medios que ya existen roces entre ellos, porque los preferidos de Juana Leticia Herrera y Fernando Alatorre Escobedo, reciben mayores cantidades económicas como premio a su esbirrez además del pronto pago de facturas, reciben premios de compensación de distinta índole.

Entre más burdo, patán, prosaico, calumniador, homofóbico y mentirosos sean los batidillos de letras que presentan como textos, mayor es la recompensa, porque además les han hecho saber que aquí la ley no opera en los juzgados si Juana Leticia Herrera Ale, no quiere; que aquí no se les podrá demandar o denunciar por todas las bajezas y tropelías que cometen y han cometido contra funcionarios, ciudadanos, periodistas, etcétera.  

De esta manera, sumida en la “afectación consistente en el grado patológico psíquico y depresivo que padece el suscrito (Juana Leticia Herrera Ale, Sic)”, aunado a “trastornos psicológicos, estrés y depresión” la presidente, hundida en este cuadro de desorden mental ordenó al Cabildo en pleno, denunciar al reportero ante la vice Fiscalía de La Laguna  porque “a este señor no lo conocemos, nunca lo hemos visto por los pasillos de la presidencia… y a ustedes, que sí son reporteros, que sí son periodistas, les consta porque están cubriendo las notas y los vemos a diario” dijeron los ediles a los reporteros citados a la dependencia judicial para que atestiguaran la denuncia y a la vez desataran otra campaña contra el “pseudo periodista” Juan Monrreal López, para que exhiba a sus fuentes, y “diga quién o quiénes son los que están dándole información y así, a todos los demás los deje libres de toda culpa Sic)”, expusieron los ediles en la vice Fiscalía del estado de Durango en La Laguna.

Ante las exigencias y regaños de la alcaldesa, los regidores, Síndico, secretario del Ayuntamiento y otros funcionarios se encuentran convencidos que la demanda por “daño moral”, interpuesta por Leticia Herrera Ale, hay razón fundada, ya que el periodista, “excede los límites de la libertad de expresión”, dice una y otra vez el escrito de la demanda radicada ante el juez de la Primera Instancia del Ramo Civil, Gerardo Ramírez Juárez.

 

El desdoblamiento de la personalidad jurídica de Juana Leticia Herrera Ale

 

Al interponer la demanda por “daño moral” contra el periodista Juan Monrreal López y la Revista Demócrata Norte de México, la presidente municipal Juana Leticia Herrera, sufre un extraño desdoblamiento de personalidad jurídica; no sabe si es funcionaria pública o una ciudadana común, tal como se desprende de leer las certificaciones realizadas por el ex recluso Notario Público Número 3, Octaviano Rendón Arce, quien con sus sellos certifica las pruebas presentadas por la señora Juana Leticia Herrera Ale.

El sello del notario marca en las carátulas, “PRIMER TESTIMONIO QUE CONTIENE FE DE HECHOS SOLICITADA POR LA SEÑORA JUANA LETICIA HERRERA ALE, EN CARÁCTER PERSONAL(SIC)” marcado con el NUM. 39, 994 del VOL. 1 573 y con fecha de 18 de mayo de 2017, es decir, la demanda la fueron preparando por casi un año, esperando lo que ellos consideraron el momento propicio para arremeter contra la Revista Demócrata Norte de México y el periodista Juan Monrreal.

Los anexos del testimonio notarial marcado con el NUM. 39, 994 del VOL. 1 573 y con fecha de 18 de mayo de 2017, firmado por Octaviano Rendón Arce, son fotocopias que retratan los artículos publicados en la página de la Revista Demócrata Norte de México8 por cierto con Derechos de autor), referentes a la actividad pública de la presidente de Gómez Palacio, Durango, Juana Leticia Herrera Ale, cuando los sellos del fedatario afirman que son testimoniales de “LA SEÑORA JUANA LETICIA HEERRERA ALE, EN CARÁCTER PERSONAL (SIC)”.

De hecho, a lo largo de la denuncia, y quizá a la “afectación consistente en el grado patológico psíquico y depresivo que padece el suscrito (Juana Leticia Herrera Ale, Sic)”, aunado a “trastornos psicológicos, estrés y depresión con motivo” de que “El periodista, C. JUAN MONREAL LÓPEZ (Sic) y la revista virtual (digital DEMOCRÁTA NORTE DE MÉXICO (Resic), han denostado a la suscrita” y “lo han hecho configurando la real malicia (Sic)”, la presidente no logre identificar las diferencias entre ser funcionaria pública y ciudadana común, tal como lo deja ver el escrito de 72 fojas donde enderezó la demanda.

Por ejemplo, en uno de los apartados de la queja da una lección de como concibe ella el trabajo y papel de los medios y periodistas, pero siempre sin asumir el encargo de autoridad que detenta, sino de gobernada.

Con pésima redacción, dice textual:

“ Toda vez que los medios de comunicación no son para ese objeto, ya que los mismos tienen otro fin, como es el de informar, de opinar y criticar de forma sana y respetuosa el medio que nos rodea, sin embargo en la especie, tales personas se cobijan a través de estos medios de comunicación para hacer de las suyas y dañar la imagen pública y privada de la suscrita creyendo que los alcances de la libertad de expresión les favorecen; sin embargo han olvidado que la libertad de expresión no es a lo que ellos le llaman publicación o crítica desde su perspectiva, sino en esencia la libertad de expresión consiste en el derecho que tiene todo gobernado a expresar ideas del entorno que nos rodea, así como no ser molestado o vedado a causa de opiniones de personas, siempre y cuando no afecten a los mismos en su esfera jurídica, pública y privada causando daños en los derechos fundamentales y sociales de los gobernados, y mucho menos en las garantías individuales y los Derechos Humanos de las personas con las que compartimos en un territorio determinado (Sic)”.

Juana Leticia Herrera no es gobernada, es autoridad, y como tal trata de evadir las responsabilidades administrativas de saqueo al municipio, así como los desvíos de recursos públicos que ha cometido usando bienes de los tres niveles de gobierno.

 

“Esta situación o afectación de mis derechos ha traído como consecuencia un descrédito, un daño psíquico”; Leticia Herrera Ale

 

Las publicaciones de Demócrata Norte de México, firmadas por Juan Monrreal López, son “una actitud ilícita”…” han sido la causa directa que entraña en este tiempo en la suscrita una significativa descompensación que altera su integración en el medio social”, afirma la presidente Leticia Herrera Ale, en su demanda, permitiendo ver sin necesidad de interpretación que “la suscrita tiene una significativa descompensación que altera su integración en el medio social”, lo que sólo subraya el menosprecio que muestra por la vida institucional y constitucional, por ejemplo ser la presidente más faltista a la presidencia y a las Sesiones de Cabildo, en la historia de Gómez Palacio, Durango (La presidente priista Leticia Herrera Ale la más faltista en la historia de Gómez Palacio. De acuerdo con la ley, debería ser destituida http://democratanortedemexico.com/portalwp/2017/10/la-presidente-priista-leticia-herrera-ale-la-mas-faltista-en-la-historia-de-gomez-palacio-de-acuerdo-con-la-ley-deberia-ser-destituida/ ).

También la presidente que ha permitido que se firmen contratos de concesión ( como el arrendamiento de los 8 camiones de basura supuestamente propiedad de la empresa Circulo Recolecto S.A. de C.V) que no tiene validez jurídica de acuerdo a las leyes del estado, aunque le cueste al municipio más de 28 millones de pesos anuales (Presidente, Leticia Herrera Ale, presunto fraude por 14 millones de pesos contra Gómez Palacio http://democratanortedemexico.com/portalwp/2017/12/presidente-leticia-herrera-ale-presunto-fraude-por-14-millones-de-pesos-contra-gomez-palacio/ ).

También ha mentido a los gómezpalatino con llevar ante los tribunales a quienes saquearon las arcas del ayuntamiento, como es el caso de la Feria Nacional Gómez Palacio, de donde el antiguo director se llevó hasta los discos duros, según declaró en su momento la alcaldesa y Gerardo Lozano Palomares, director de la feria, de la que nunca se han entregado números, como tampoco se hicieron las denuncias, y por si fuera poco, se le entregaron 30 millones de pesos para las cuestiones operativas en 2017, según asienta el presupuesto de egresos del municipio.

Es tan tremendo el desorden administrativo del ayuntamiento, que los subalternos de Juana Leticia Herrera Ale perciben mayor salario que ella, – y es ilegal, tal como lo señalan la Constitución General del estado de Durango y Código del Municipio Libre del estado de Durango-, tal como se puede comprobar con los recibos que entregó la alcaldesa en la demanda.

De acuerdo con el recibo que la presidente entregó al juez de la Primera Instancia del Ramo Civil, Gerardo Ramírez Juárez, ella percibió 17 mil 449 pesos con 1 centavo, y dio el recibo de pago de la segunda quincena del mes de enero.

En cambio, tiene asesores que desde el año pasado cobraban 45 mil 477 pesos con 90 centavos, como es el caso, – entre muchos otros-, de Carlos Gamboa García, quien le formó el movimiento “Yo Si Quiero”, una agrupación de coacción que usaron para presionar al ex gobernador del estado Jorge Herrera con el objetivo de colocar a Juana Leticia Herrera Ale, como candidata a gobernadora por el PRI.

Así que por haber liderado a “Yo sí Quiero”, los gómezpalatinos pagan a este asesor de café y promotor de la candidatura de José Meade Ocaranza en las llamadas redes sociales, al menos 45 mil 477 pesos con 90 centavos, es decir, gana 10 mil 579.88 pesos más que la presidente, y eso es ilegal de acuerdo con la Constitución General del estado de Durango y el Código del Municipio Libre del estado de Durango.

Pero estos botones de muestra en la administración de Juana Leticia Herrera Ale, dice el dicho popular “donde le rasques, salta el pus”.

El caso que producto de que “El periodista, C. JUAN MONREAL LÓPEZ (Sic) y la revista virtual (digital) DEMOCRÁTA NORTE DE MÉXICO (Resic), han publicado textos de información del actual régimen, la presidente tiene una “afectación consistente en el grado patológico psíquico y depresivo” aunado a “trastornos psicológicos, estrés y depresión (Juana Leticia Herrera Ale, Sic)” y así no se puede gobernar, según dicen los especialistas en psiquiatría, pero ella sigue aferrada a la silla de la intersección de las calles de Madero e Independencia.

Por lo pronto, la editora Demócrata Norte de México y el periodista Juan Monrreal López, seguirán el camino de la ley, contestando la demanda, cual debe ser, más cuando se tiene la razón, se trabaja de acuerdo con derechos, y se tiene una presidente municipal totalitaria y violadora de las leyes de la administración pública.

Bienvenida la guerra de fiemo que desatarán otra vez contra nosotros, los auto llamados reporteros que cuelgan públicamente por encargo.

Informar vale eso y más.

También exigimos juicio político contra la presidente priista Juana Leticia Herrera Ale, por faltar más del 80 por ciento de las ocasiones a las sesiones de Cabildo; por saquear bienes patrimoniales municipales, crear empresas trianguladas para apoderarse de dinero público; otorgar inmuebles a familiares mediante triangulaciones ficticias, hacer uso faccioso del poder público, además de perseguir periodistas y ordenar balear a manifestantes que se oponen a la instalación de la fábrica de cianuro de sodio propiedad de Chemours; entre otros motivos. Además de hacerla responsable a ella y su clan de los daños físicos que pueda sufrir mi familia, este reportero y los colaboradores de Demócrata Norte de México.

jmonrreall@yahoo.com

Twitter@jmonrreall

Compártelo si te gusta!
Scroll To Top
shared on wplocker.com