Últimas Noticias

Luis de Villa Barrera, alcalde mata perros

Luis_de_Villa_Barrera

Recogen canes y los asesinan con martillos y  tubazos

Juan Monrreal López

Agosto 17 del 2015

http://www.democratanortedemexico.com

http://www.democratanortedemexico.blogspot.com

 

Ciudad Lerdo, Durango.- A martillazos, con tubos, a tablazos, con cadenas, a patadas, los perros callejeros recogidos en la vía pública de este municipio, son asesinados los fines de semana en sesiones de orgías de sangre al interior de la perrera municipal ubicada en el antiguo rastro de la ciudad sin que autoridad alguna o asociación protectora de animales denuncien al alcalde Luis de Villa Barrera quien tolera y permite crueldad extrema en el trato y sacrificio de los aproximadamente 60 perros que masacran en promedio cada 7 días violando flagrantemente la Ley para la protección de los animales en el estado de Durango, que en su Artículo 6 Fracción III, tipifica estos acciones como actos criminales.

Luis de Villa de la Barrera, proviene de la burocracia educativa. Fue rector de la Universidad Politécnica de Gómez Palacio y sub secretario de Educación en La Laguna de Durango, donde puso la estructura educativa, estudiantes y brigadas de maestros al servicio de la campaña de Jorge Herrera Caldera, quien le pagó con la presidencia municipal.

Enriquecido en tan sólo un par de años de administración junto con su alcalde de facto Mario Alberto Saucedo Reyna, Luis de Villa Barrera, decidió romper cuanta ley de la Administración Pública exista y colocó como director de la perrera municipal a su concuño, José Reza, hijo del torvo ex jefe policiaco de Gómez Palacio, José Reza Valverde.

Así que, pensando que en familia los actos criminales en contra de los perros callejeros no se conocerían, Luis de Villa y José Reza, se han dado vuelo en masacrar con crueldad los canes que deambulan por la llamada Ciudad Jardín.

 

Vecinos y ciudadanos lerdenses denuncian a Luis de Villa

 

Ubicada justo atrás del  Hospital General de Lerdo, a 200 metros del periférico en la Colonia San Isidro, la “perrera” municipal se esconde entre baches, matorrales, el miedo a circular por esos rumbos por la excesiva inseguridad, junto con que, un sólo camino conduce frente a este sitio de sacrificio animal.

Rodeada con tela ciclónica, yedra uña de gato, árboles y yerbas diversas, el sacrificadero perruno esconde de curiosos las orgías de sangre de cada fin de semana.

De hecho, José Reza, se asegura que nadie reclame. “Amenaza” a vecinos del lugar para que no digan lo que ahí pasa.

Dipsómano, al grado de quedar tirado, José Reza, se encierra en el rastro con botellas de alcohol y cervezas que lo embrutecen todos los días.

Así que el fin de semana, con “su equipo de trabajo” completamente estúpidos se dan a la tarea de matar cruelmente a los canes que cayeron en sus manos.

Los vecinos dicen que “loa aullidos de los perros son insoportables” mientras martillos, cadenas y tubos caen en su ser hasta convertirlos en moles informes.

Demócrata Norte de México, se trasladó hasta ese lugar y encontró que efectivamente, sólo un camino lleno de obstáculos lleva hasta las puertas del sacrificadero. A 50 metros del lugar huele a sangre añeja. Sangre sobre sangre que semana tras semana embarra el suelo del antiguo rastro municipal convertido en matadero de perros callejeros.

Fuera de la  Ley para la protección de los animales en el estado de Durango, que tipifica esta forma de sacrificio como delito, y en específico su Artículo 6 que dice:

Artículo 6.- Los actos de crueldad realizados por los seres humanos en detrimento de los animales conforme a esta Ley, pueden ejecutarse de los siguientes modos:

Actos de crueldad cometidos en perjuicio de los animales: son los que realizan u omiten las personas de manera voluntaria y consciente para hacer sufrir, causar dolor o molestia física o anímica a los animales de su propiedad, ajenos o callejeros.

Especificando en su fracción III que este tipo de actos voluntarios o involuntarios son actitudes criminales.

Por si fuera poco, existe un jardín de niños contiguo a este matadero.

 

Luis de Villa Barrera, protegido de Ignacio Aguado Esquivel

 

Preocupado por la cantidad de irregularidades administrativas, además de la sustracción de bienes públicos en dinero y especie, Luis de Villa, aspira a una diputación local en el proceso electoral del 2016 “como una forma de protegerse de todas las pillerías” cometidas en esta administración “junto con Mario Alberto Saucedo Reyna, enriquecidos desde que llegaron a la presidencia municipal” dicen funcionarios de la actual administración a Demócrata Norte de México.

Agarrado in fraganti con fondos públicos que no han sido aplicados, uno de los defensores de Luis de Villa Barrera al que califica de “buen hombre” es Ignacio “Nacho” Aguado Esquivel, subsecretario de Gobierno del estado de Durango en La Laguna.

Nacho Aguado, es un funcionario que se enriqueció a la sombra de Rocío rebollo Mendoza. Primero cuando ella fue secretaria de Desarrollo Social del estado de Durando (SEDESOE) luego en la secretaría del Ayuntamiento cuando la deshonesta Rocío fue alcaldesa de Gómez Palacio,  hoy diputada federal electa, con Aguado Esquivel sumado ilegalmente a su campaña electoral.

Fuentes de Demócrata Norte de México, aseguran que Aguado Esquivel, no podría justificar sus propiedades y bienes, con todos los salarios juntos reunidos como burócrata.

También aseveran, que Nacho Aguado, recibe apoyos sustanciales desde la presidencia municipal de Lerdo.

Así, Luis de Villa de la Barrera, se encuentra cabildeando junto con el subsecretario de Gobierno, la posibilidad de que le entreguen la candidatura a diputado local a este alcalde mataperros, por lo que desde hoy “Mario Alberto Saucedo Reyna, se prepara,- para ahora sí-, ser alcalde constitucional y no de facto” explicitan los funcionarios lerdenses a este medio.

 

Luis de Villa Barrera, alcalde mataperros

 

La Ley para la protección de los animales en el estado de Durango, prohíbe en su Artículo 10 sacrificar animales que no sean para consumo humano.

También la misma Ley, señala la necesidad de contar con un lugar específico y con todas las condiciones para sepultar los restos de los animales domésticos que sean sacrificados o mueran en la vía pública.

Lerdo, no cuenta con esta infraestructura.

Se sabe que los animales asesinados van a parar al basurero municipal. También se conoce que Luis de Villa Barrera, no tiene interés en remediar esta situación, ya que se encuentra enfocado a reunir dinero suficiente para la hipotética diputación local que desea.

Un alcalde al que no le interesa la vida, es miserable, un presidente como Luis de Villa Barrera, que sabe cómo masacran a los perros callejeros de su Ayuntamiento, sólo merece la cárcel y las multas correspondientes que estipulan las leyes duranguenses.

jmonrreall@yahoo.com

Twitter@jmonrreall

Compártelo si te gusta!
Scroll To Top
shared on wplocker.com