Últimas Noticias

Jorge Herrera Caldera, fines de sacristía

 

Tiovivo

“La mafia no nació de la pobreza y la desolación, sino del poder y la riqueza

 

John Dickie
Historia de la mafia siciliana

 

Juan Monrreal López
Junio 5 del 2009

http://democratanortedemexico.blogspot.com/
jmonrreall@yahoo.com

La fortuna patrimonial de Jorge Herrera Caldera es increíble. Tan absurda como su desempeño en la administración pública estatal, que hoy, después de 5 años de haber debutado en el gabinete de Ismael Hernández, se encuentra en un tris de ser el candidato priista a la gubernatura, probablemente a través de asamblea de delegados en diciembre próximo.

Herrera Caldera, “es el proyecto”, ha dicho Hernández Deras, conocido ya como “el señor de los espejos”.

En este plan, también trabajan organizaciones eclesiales semi secretas, como los llamados Archicofrades de Durango, una formación de empresarios-políticos, al cobijo del arzobispado duranguense, quienes se han arrogado el resguardo del “Santísimo”, como lo hablan públicamente.

Pero la historia de éxito del ex alcalde de Durango, simplemente no checa. En menos de 25 años, de un puesto callejero de revistas, periódicos y venta de dulces, brincó al establecimiento de una de las cadenas de bicicletas más grandes del país. De iniciar con un capital original fincado en la jubilación de su padre, Nabor Herrera Lugo, a la ramificación de sucursales de bicis en varias de las ciudades de la República. De desponchar llantas, a fabricar 140 mil biciclos por año. Todo en menos de 19 años.

Esta es la versión oficial que los Herrera Lugo-Herrera Caldera, han ventilado en los medios de la capital duranguense. Son las crónicas de la familia de Nabor Herrera Lugo, que en 1990, contaban con un patrimonio que apenas si rebasaba el nivel de la subsistencia.

Según la historia pública contada por la familia Herrera Caldera, el emporio de Bicicletas Nahel S.A. de C.V. arrancó con un préstamo, de quien sabe dónde; de allí en adelante, fue puro talento, según ellos.

Con tan increíble historia,- parecida a la que escribió Leonardo Sciascia intitulada El Archivo de Egipto -, Jorge Herrera Caldera, se apresta a ganar la diputación federal por el IV Distrito, con asiento en la capital estatal. De allí, según son los deseos del “señor de los espejos”, Ismael Hernández Deras; Herrera Caldera saltará al Palacio de Zambrano, oficina del poder ejecutivo de Durango.

Pero en el mundo público, todo es escudriñable. De tal forma que todo se revela. Basta encontrar los hilos verdaderos para que la realidad emerja ante los ojos del dominio público.

Gente ligada a la iglesia, señala que el capital inicial de Bicicletas Nahel S.A. de C.V. provino de los caudales eclesiásticos del Arzobispado de Durango. Que el fallecido Arzobispo Antonio López Aviña habría refaccionado a la familia Herrera Caldera. Nabor, el padre del hoy candidato a la diputación federal por el IV Distrito, es un hombre apegado a los sacramentos más rancios del catolicismo.

Que el dinero entregado por el entonces Arzobispo de Durango, prácticamente fue un cambalache por la cesión de su hijo, Jorge Herrera Caldera, a las manos de la sociedad semisecreta del Arzobispado, conocida como los Archicofrades de Durango. Una organización de corte ultraderechista que agrupa empresarios y políticos, de esa ciudad.

Académicos de la Universidad Juárez de Durango (UJED), declararon a Demócrata Norte de México, en este mismo tenor. Aseveraron que Herrera Caldera, representa los intereses personales del clan, “mi vida familiar es lo más importante para mí. Desde mis padres, mis hermanos, mi esposa y mis hijos, somos una familia muy unida, y esa unión ha sido la base para sacar adelante nuestras empresas (Jorge Herrera, dixit)”, pero también encarna los intereses de la iglesia dentro de la estructura gubernamental.

Herrera Caldera, fue el primer tesorero de Ismael Hernández Deras. Precisamente el que encubrió la ilegal deuda dejada por el ex gobernador, Ángel Sergio Guerrero Mier. El candidato a la diputación federal por el IV Distrito, ex alcalde de la ciudad de Durango, ex tesorero; es el designio del grupo empresarial que milita en la cofradía arzobispal. Incluso del propio arzobispado. “Y esas no son buenas cartas de recomendación para ser gobernador de la entidad”, dicen los investigadores de la UJED, quienes coinciden con un grupo de priistas que rumian su impotencia.

Por lo pronto, Jorge Herrera Caldera, no ha entregado buenas cuentas de su actuación en la función pública.

Arrancado de la gerencia de Bicicletas Nahel S.A. de C.V., – en realidad un puesto que nunca dejó -, fue nombrado tesorero del estado, en virtud de su estrecha relación con Ismael Hernández Deras, desde los días que asistían a la Facultad de Contaduría y Administración de la UJED. Desde la Tesorería, orquestó en acuerdo con Ismael Hernández, sepultar la deuda ilegal de alrededor de 3 mil millones de pesos, dejada por el ex gobernador priista Ángel Sergio Guerrero Mier.

Luego, su íntimo amigo, Hernández Deras, lo convirtió en alcalde, inyectando una gran cantidad de recursos públicos a la campaña; ilegalidad que fue revelada en forma repetida por dirigentes de otros partidos políticos.

Desde la alcaldía duranguense, el archicofrade, dejó sumida a la ciudad de Durango, en un desolador campo de desempleo. Sólo a fines del año pasado, en cuatro meses, más de 5 mil personas perdieron el trabajo. Además por ineficacia, convirtió a la ciudad en un gran campo de inseguridad, que acentuó la crisis comercial, según dijeron miembros de la CANACO a Demócrata Norte de México.

Pero las faltas a las Leyes de la administración pública fueron infracciones reiteradas de quien pretende usar la diputación federal como escalón hacia la nominación priista a la gubernatura, probablemente en diciembre próximo.

Jorge Herrera Caldera, siguió siendo proveedor del gobierno del estado, así como de varios municipios de la entidad duranguense. Junto con esto, el nuevo “Rey Midas” de la política estatal, concesionó obra pública a sus cercanos, pero lo que es peor “realizaron pura obra de utilería”, de esa que no genera infraestructura para el crecimiento económico, tal como puede verse en los archivos de la propia presidencia municipal.

Recientemente, Herrera Caldera fue señalado por los ex miembros del Partido del Trabajo (PT) de realizar proselitismo apoyado en los cuantiosos e ilegales recursos provenientes del gobierno del estado; ni con ello ha levantado ámpula en la población que gobernó. La campaña se encuentra aletargada.

El domingo 24 de mayo, una vez que se abandonó la contingencia de la influenza A/H1N1, Herrera Caldera intentó acarrear personas a su primer gran mitin, precisamente frente a la catedral del arzobispado duranguense; llegaron alrededor de 100 personas.

Con dispendiosa campaña, Herrera Caldera ya rebasó con mucho el tope de los 812 mil pesos asignados por el IFE para cada distrito electoral. Sin embargo, el croquis de amaño maquinado por el equipo de Herrera Caldera, le está facturando confrontaciones con dirigentes sociales, miembros de la iniciativa privada,- la COPARMEX duranguense lo criticó duramente por no acudir al debate entre candidatos del IV Distrito, el pasado 27 de mayo -,pero también de ex funcionarios que formaron parte del gabinete de Hernández Deras; mismos que expusieron a Demócrata Norte de México, que Herrera Caldera es un incapaz, un burócrata que se mantiene en la palestra política por la relación tan estrecha que mantiene con Ismael y con el arzobispado duranguense.

José Ramón Enríquez Herrera, ex secretario de Salud del actual gobierno dijo a este medio que, “sería inconcebible que Hernández Deras nominara a Jorge Herrera Caldera como candidato a la gubernatura, mire como dejó la ciudad, la destruyó, imagínese entonces un sexenio peor que el de Ismael (Hernández), y eso quizá ya no lo aguante la entidad”.

Por lo pronto, Jorge Herrera Caldera, es el candidato del “señor de los espejos”, con razón de su cercanía afectiva, pero también de sus complicidades; según se deslizan las voces en los corrillos públicos duranguenses.

Junto con esto, las adoraciones al Santo Solio, más los intereses económicos y políticos que unen a los Archicofrades del arzobispado duranguense, hacen de Herrera Caldera, un verdadero peligro para Durango.

Falta lo que digan las fuerzas políticas del estado, aunque los cañonazos económicos hacia las cuentas de periodistas, dirigentes contestatarios, priistas, empresarios, reciben añadidos económicos cada quincena.

Mientras tanto, Durango arde por la cantidad de muertos provocados por la violencia y el desempleo auspiciados por la incompetencia del “señor de los espejos”

Compártelo si te gusta!
Scroll To Top
shared on wplocker.com